El número de viajeros de Metro retrocede a niveles del 2002: pierde unos 10 millones de media al mes

5
448

J. E. Villarino.- Los trabajadores de Metro han anunciado nuevos paros los días 19, 20 y 21 de marzo como consecuencia del intento de la empresa de rebajar un 10% el salario de los empleados, a fin de evitar un ERE que podría afectar a más de 700 trabajadores.

Desde que se inició la crisis, Metro ha perdido demanda de viajeros mes tras mes y año tras año, como puede verse en este gráfico. Ello quiere decir que en la misma medida, los ingresos de la compañía se han venido mermando proporcionalmente. Y quiere decir también que lo que los ingresos menguantes no cubren de unos costes crecientes, que se llama déficit, lo pagamos los contribuyentes con nuestros impuestos. Y este déficit, desde entonces, no ha parado de crecer.

bajan-viajeros-metro-2002

Como ya hemos dicho en más de una ocasión, ¿qué hace la Consejería de Transportes para enfrentar esta situación? Pues, lo más fácil, subir los billetes y los abonos para recaudar más y hacer que el déficit crezca menos de lo que lo haría sin la subida. ¿Es esto bueno o malo?

publicidad

La respuesta a la pregunta así planteada es obvia: ¿Cómo va a ser bueno subir los billetes a los ciudadanos?, ¿cómo va a ser bueno que quien no usa el transporte público tenga que pagar una parte de su coste, sea, por ejemplo de Lugo o Zamora?

Lo más sensato en este dilema es que sean quienes lo usen quienes paguen el servicio, ya que son los directísimamente beneficiados y los que asuman los déficits crecientes, en este caso, de Metro de Madrid, y subrayamos lo de “Madrid”.

Ya, ya… Alto, que el argumento no está completo. Para combatir el déficit y su crecimiento, no sólo puede hacerse subiendo el precio de los billetes, sino que también puede y debe hacerse reduciendo los costes y los gastos. No sólo aumentando  los ingresos vía subida de billetes.

Aquí queríamos llegar. No trabajamos en Metro, obviamente. Ni conocemos sus interioridades empresariales para saber si se pueden recortar gastos y costes, que seguro que sí, como en todas las empresas. Pero los madrileños ya llevamos muchos, muchos años en que cada año nos han subido los billetes, y mucho.

No es mucho pedir, o decir, que ahora le toca a los empleados de Metro algún sacrificio, que nos compense de que nos vuelvan a subir los impuestos para pagar su déficit y, que esta vez, ellos mismos con el 10% de sus salarios lo reduzcan algo. Sobre todo, teniendo en cuenta que hasta ahora les hemos estado pagando, aparte de sus salarios, algunas dádivas y privilegios, que el común de los trabajadores de otras empresas y sectores no disfrutan.

No es justo que además de pagarles sus déficits, encima nos lo agradezcan con unas huelgas en las que los únicos perjudicados somos los ciudadanos, porque a los políticos las huelgas se la trae al pairo ya que viajan en sus coches oficiales. Como dice el refrán: encima de cornudos, apaleados.

* José Enrique Villarino es economista y consultor, especialista en Transporte, y miembro del Foro del Transporte y el Ferrocarril (FTF).

Compartir

5 Comentarios

  1. Decir que si Metro va mal, son los empleados los que deben sacrificarse, viene a ser lo mismo que decir que si en el supermercado de la esquina se producen muchos hurtos, las cajeras deben compensar con su sueldo lo robado.
    El problema de Metro ha sido que se han ampliado líneas sin sentido, con mero propósito de ganar votos, que se han gastado lo que no tenían en teles para cada andén, que han renovado escaleras mecánicas que funcionaban perfectamente, etc.
    Y si el Metro pierde clientes es porque ahora que vienen mal dadas han disparado los precios, han quitado trenes, el servicio es una pena… y claro, si la gente no tiene trabajo, no tiene tanta necesidad de coger el transporte público. ¿Eso también es culpa de los trabajadores de Metro?

  2. Pocas veces discrepo con usted señor Villarino pero creo que en este caso no lleva razón.

    Si el problema de Metro ha sido la gestión (una muy mala gestión del crecimiento) y la falta de demanda es coyuntural no creo que la solución sea subir y bajas los sueldos y los precios según vengan dadas.

    Si baja la demanda habrá que cerrar las estaciones que menos se usan hasta que escampe la crisis. Sí, esas estaciones que nunca debieron construirse y que son las que minan la competitividad de la empresa de Metro.

    No luchemos por bajar el sueldo de los trabajadores que están cómodos, luchemos por subir el sueldo de los explotados.

    Sin acritud.

    Un abrazo

    • Contestación a Laura y Alfonso,

      Laura, estoy de acuerdo totalmente contigo -y he dejado constancia aquí- de la mala gestión de las inversiones en infraestructuras en general, y en Madrid en particular. MetroSur, ampliaciones a ninguna parte, Metro a Arganda, etc, etc. Pero, si no se hace nada, las consecuencias de estos desastres, sólo los soportaremos los ciudadanos y los viajeros vía subidas de precios, ya que los políticos no quieren déficits presupuestarios. Y si hay déficits -que los hay por mucho que se suban los billetes- los pagan también los ciudadanos que no usan el transporte público.
      Los salarios de los empleados de Metro suponen alrededor del 40% de los costes y gastos totales. En pocas empresas, y no digamos privadas, se da eso. Proteger de despidos, con reducciones del 10%, no parece que sea un gran sacrificio en los tiempos que corren, con 6 mill de desempleados, congelación de pensiones, rebajas a funcionarios, recortes sanitarios, recetazos, etc.

      Alfonso, tu respuesta al descenso de demanda es bastante lógica, pero ello conlleva, que si se cierran estaciones -hoy en las estaciones ya casi no quedan empleados- hay que suprimir algunos servicios y eso es, ni más, ni menos, que dar de baja a personas. Para que esa no sea la solución, se reparte el que no haya que suprimir 700 empleados mediante un recorte del 10% de los sueldos. A mi me lo bajaron, primero, y congelaron después.

      Ved vuestros casos, Laura y Alfonso, algún recorte también habréis soportado.

  3. Lo siento Sr. Villarino, pero está Vd. muy equivocado y falto de información por lo que veo. El principal problema de Metro de Madrid, aparte de la desmesurada y funesta ampliación de líneas, consiste en unos alquileres de trenes y dependencias totalmente inasumibles por ninguna empresa (144 millones/año) y en una estructura empresarial dónde hay “demasiados” directivos nombrados a dedo y sin la cualificación necesaria para llevar una empresa de las características de Metro.
    Y para muestra un botón, ¿a santo de que viene contratar 2 asesores externos para negociar el Convenio Colectivo 2013?, puede ser que no confíen en las personas que negociaron el Convenio 2009-2012 del que aún no se han pagado las subidas pactadas. Piden una muestra de interés negociador y se desconvocan los paros de Enero (17 en adelante) y ellos buscan asesores y dan largas, mientras a la vez vuelven a subir las tarifas de los abonos.

    Enterese bien de que es lo que falla realmente y luego escriba artículos y libros si es lo que le gusta hacer.

    • Vamos a ver si nos hacemos oir clarito:
      Jamás he justificado la gestión de los responsables de Metro de ahora y antes, ni de los políticos que la han inspirado, ni de ahora, ni de antes. Ni las inversiones del faraón Gallardón, etc.
      Pero ya va siendo hora de que sus empleados, se aprieten algo el cinturón, lleno de privilegios que no tienen el resto de trabajadores que no son de METRO, para que no seamos nosotros, que lo que los trabajadores de Metro no se aprietan, nos lo tengamos que apretar nosotros, vía subidas de billetes y abonos. ¿Le queda claro?

Deja un comentario