“¿Usted va a asumir un accidente en Metro y que haya muertos?”

0
357

P. Rodríguez.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado este jueves 3 de marzo de 2016 que el único criterio que se ha seguido para decidir acometer la obra en la Línea 1 de Metro es el de los técnicos, que aconsejan llevarla a cabo por seguridad, porque “si no se actúa ahora podría haber un grave problema”.

¿Usted va a asumir que haya un accidente en Metro y que haya muertos? Yo no lo voy a asumir, y como no lo voy a asumir vamos a actuar con toda la rapidez posible para evitar esa circunstancia”, ha respondido Cifuentes, en la sesión de control en la Asamblea, al portavoz de Podemos, José Manuel López.

López ha asegurado que la obra se va a hacer “de forma improvisada”, cortando todo el tramo afectado a la vez, con un servicio alternativo de autobuses privado que elevará el coste del proyecto y provocando graves molestias de tráfico y de contaminación a la ciudad, y se ha preguntado a quién busca beneficia esta operación si se va a realizar a pesar de todos estos inconvenientes.

También el portavoz de Cs, Ignacio Aguado, ha preguntado a Cifuentes por esta cuestión, y ha criticado a la presidenta por anteponer sus “criterios políticos” a los criterios técnicos al ejecutar el proyecto.

publicidad

Cifuentes ha insistido en que “sólo hay una razón” para acometer la obra, la seguridad, al tratarse de la línea de Metro más antigua “de toda España”, con 97 años de vida, que requiere consolidar el túnel, reforzar el trazado y modernizar el suministro de electricidad.

“Los técnicos han dicho que hay que actuar lo antes posible, pero que sea urgente no significa que sea improvisada”, ha defendido la presidenta, que ha negado que no se haya hablado sobre esta cuestión con el Ayuntamiento de Madrid, y ha asegurado que se han producido ya cinco reuniones. “No enreden, no busquen enfrentamientos”.

Ha recalcado, en este sentido, que se está buscando la cooperación de “todos”, con idea de reforzar la línea 9 de Metro, las líneas de Cercanías que pasan por ese tramo y las 44 líneas de la EMT que circulan por la zona.

La presidenta, que ha precisado que no se va a cortar toda la línea (afectará a 23 de las 33 estaciones, y 13,5 de los 23,3 kilómetros), ha dicho que son los técnicos los que aconsejan acometer todo el tramo de una vez porque “fraccionarlo causaría además de problemas de seguridad, muchas más molestias”. Y ha recordado que la obra se hará entre finales de mayo y finales de septiembre, meses en los que “la curva de usuarios cae hasta la mitad”.

José Manuel López no ha negado la necesidad de hacer la obra, pero lo “insensato” es cómo se va a hacer, “de forma improvisada” y dejando a 350.000 usuarios “sin alternativa”, más allá de “licitar por tres millones de euros unos autobuses que no cumplen con la homologación de la EMT, que sólo van a poder absorber el 10% de la demanda y que van a colapsar las calles”.

Compartir

Deja un comentario