Anima sana in corpore sano

2
400

J. A. Plaza*.- Anima sana in corpore sano, que decían los antiguos latinos; lo que en lenguaje contemporáneo en esta época de culto al cuerpo y operaciones bikini podría ser traducido como una invitación a conservar nuestro equilibrio mental a base de zancadas en lugar de prozacs y a mantenernos saludables cambiando los whoppers por bebidas isotónicas.

Y en este aspecto, queridos vecinos, tenemos que reconocer que vivimos en una ciudad privilegiada para la práctica del deporte, casi de cualquier deporte. Por no faltar no nos falta ni un club naútico, sito en la calle Pinar de nuestro distrito y que realiza sus competiciones en el embalse de San Juan. Madrid es privilegiada no sólo por las condiciones ambientales y climatológicas favorables durante gran parte del año, sino también por el apoyo que desde las instituciones se presta a esta actividad. Por un lado, los deportistas madrileños de élite pueden acogerse al programa Madrid Olímpico que reparte becas que les permitan la dedicación plena a sus respectivas carreras deportivas y ser así nuestros estandartes en las competiciones de alto nivel. Chema Martinez y Arturo Casado, nuestros Filípides particulares, Amaya Valdemoro o Manuel Carballo son ejemplos en atletismo, baloncesto o gimnasia respectivamente.

No es casualidad que Madrid sea la única ciudad española con tres equipos en la máxima categoría nacional de fútbol y dos en baloncesto. Tampoco es casualidad que, a pesar que no nos haya lucido demasiado el pelo, Madrid sea candidata a sede olímpica (y el que la sigue la consigue, no les quepa duda) por contar entre otras cosas con equipamientos de alto nivel que pueden acoger sin problemas citas deportivas internacionales de primer orden. De hecho, se celebran habitualmente año tras año eventos como el master de golf de Madrid o el Open de Tenis con total solvencia para solaz de los aficionados.

publicidad

Pero más importante que la trayectoria deslumbrante de los grandes ases, interesa al común de los mortales; un espejo más próximo en el que mirarse, una facilidad para practicar sus aficiones deportivas promovida desde las instituciones y que ponga al alcance de todo el mundo las oportunidades de desarrollar sus inquietudes.

Una vez más, Madrid sale ganadora de cualquier comparación. A las múltiples ligas municipales de fútbol, baloncesto, judo, tenis, badminton (glups!, qué british), aerobic, padel, lucha, ajedrez, gimnasia y casi cualquier deporte que se imagine, hay que sumar la organización de algunos de los eventos participativos más multitudinarios de nuestro país. Por ejemplo, en fechas próximas se celebra el Maratón Popular de Madrid, MAPOMA para los iniciados, que reunirá a casi 20.000 sufridos atletas populares que desgastarán nuestro asfalto urbano a golpe de zapatilla y a los que, siquiera por un día, pertenecerán nuestras perplejas calzadas.

Más aún, aunque siempre serán insuficientes por definición, los equipamientos de nuestro distrito en materia deportiva no son nada desdeñables: desde las recientemente estrenadas instalaciones de Torrespaña (9.000 m2 con siete pistas de césped artificial para futbol, futbol sala, baloncesto-balonmano, tenis y 3 pistas de pádel, así como otras 3 salas polivalentes), hasta las clásicas del gimnasio Moscardó (13.000 m2 con piscina, sala de gimnasia, pistas de pádel, cursos de esgrima, etc), pasando por las instalaciones del parque Breogán o las del centro Fuente del Berro.

Y por supuesto, está nuestro bienamado Parque del Buen Retiro, al que algún día dedicaremos un artículo. En él, a pesar de no ser una instalación deportiva en sí misma -aunque cuenta con la zona del paseo de la chopera- se han formado algunos de los mejores atletas madrileños, como José María González Campeón de Europa de 100 km, o se han dado cita para entrenar algunas de las mejores cuadras de atletas de nuestra ciudad; amén de una constelación de esforzadas estrellas que nunca brillarán en el firmamento deportivo, pero que igualmente destilan tesón e ilusión a raudales en pos del estado de forma perfecto.

En resumen, el deporte en Madrid está al alcance de todos, por lo que si le apetece ponerse al día físicamente, puede empezar poniendo en práctica el lema de la canción de Debi Nova: “si quieres estar bombón, suda el jamón”.

*Jose Antonio Plaza Rivero es vocal vecino de la Junta Municipal de Salamanca y Jefe de Área en la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

Ilustración: Patri Tezanos (Zonaretiro.com)

Compartir

2 Comentarios

  1. Estupendo ponerse en forma, si es que tienes tiempo y ganas, porque cuando llego a casa estoy tan destrozada que lo único que me apetece es meterme en la cama…

    Pero ¡¡¡OLIMPIADAS EN MADRID NI HABLAR..¡¡ Lo que le faltaba al exigüo presupuesto del Ayto de Madrid es despilfarrar más dinero en organizar unas olimpiadas.. además de las molestias para todos los vecinos por los cortes de calles para que pasen las “excremencias” invitadas, el mogollón de visitantes -eso sí, gastando dinero-, pero ensuciando y molestando en las respectivas celebraciones.. en definitiva, quiero que me dejen en paz con este tema, y que los políticos nos expliquen mejor en qué partidas de sus sueldos y tarjetas van a recortar…

  2. Pues no sé cómo andamos estadísticamente en metros cuadrados de instalación deportiva por habitante en comparación con otras ciudades españolas, pero lo cierto es que Barcelona y en general Cataluña, nos da mil vueltas en la práctica de deporte en general; Cataluña es la región (sí, para mí región) más deportista de España. No sé si es tradición o número de instalaciones, pero así es.
    Y ya me gustaría que lo fuese Madrid…

Deja un comentario