Los madrileños destinan tres cuartas partes del sueldo a pagar deudas

0
101
Foto: Gustavo Bravo (Zonaretiro.com)

L. Torres.- En los últimos tiempos, y debido en gran parte a las turbulencias financieras por todos conocidas a través de los medios de comunicación, los préstamos rápidos se han posicionado como una alternativa innovadora que evita la complejidad de los bancos y cajas de ahorros, a la hora de solicitar pequeñas cantidades.

Los madrileños destinan de media, al igual que la media de los españoles, tres cuartas partes del salario (el 83%) a abonar deudas -que suelen ser préstamos o créditos- y a pagar los gastos inmediatos que surgen cada mes. Pero, dado que en ocasiones la previsión y la planificación no impiden que sea necesario contar con un dinero extra, los clientes de la banca tradicional combinan su gestión bancaria habitual con la nueva oferta online, tras evaluar las diferentes ofertas del mercado.

El cliente medio español que previamente ha solicitado otros créditos en su banco o caja de ahorros se va animando a solicitar estos créditos rápidos, que se ejecutan 100% online y cuyo importe más solicitado es de 1.500 euros, concediéndose en apenas dos minutos, y permitiendo al cliente disponer del efectivo en sólo 15 minutos.

Las empresas que se dedican a conceder préstamos de manera online ya han conseguido revolucionar la forma y el tiempo en prestar dinero y eso hace que se posicionen por delante de la banca tradicional a la hora de adquirir cierta liquidez de manera sencilla y en poco tiempo.

publicidad

De hecho, esta fórmula de los créditos online se ha convertido en un imprescindible para consumidores españoles que necesitan ayuda para cubrir gastos imprevistos, disponer de dinero extra de manera inmediata o aportar el empujón necesario para hacer realidad los proyectos de nuevos emprendedores que, además de subvenciones públicas, requieren de ayuda privada.

Según se desprende del II Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, publicado este mes de octubre, un 39,1% de la población local ha tenido que recurrir a un crédito para poder comprar una vivienda; un 32,8%, para comprar un coche; un 25,5%, para hacer frente a un imprevisto; y un 21,1%, para financiar su educación.

Compartir

Deja un comentario