Ferrari echa el cierre de su tienda de complementos de la calle Serrano

0
1264

S. R.- Apenas dos años después de su apertura en la calle Serrano 6, donde hasta entonces se encontraba una tienda de Tommy Hilfiger, la firma Ferrari ha anunciado el próximo cierre de su tienda de complementos, inaugurada por todo lo alto en la primavera de 2014. “Liquidación por cierre con descuentos de hasta el 70%”, anuncian sus responsables en el escaparate. pero los descuentos no responden a las habituales rebajas de verano: la tienda echará la persiana el próximo 31 de octubre de 2014 en este tramo de la calle Serrano.

Tienda Ferrari de la calle Serrano – S.R. (Zonaretiro.com)

Era la tienda de moda y complementos de la famosa escudería italiana en Madrid.

El Ferrari Store de la ‘Milla de oro’ fue (es hasta el 31 de octubre) la primera tienda de la marca en la capital y la tercera de toda España, tras la del aeropuerto de Málaga y la del Paseo de Gracia de Barcelona. De ahí que desde su apertura se convirtiera en objeto de curiosidad de vecinos y turistas, que se paran frente al escaparate para fotografiar la réplica del F50 que Fernando Alonso condujo el año pasado y entran como si lo estuvieran haciendo a un museo.

“Hasta el tercer día tras la apertura entraron sobre todo clientes de la zona, con alto poder adquisitivo, a hacer sus compras, pero a partir de entonces entraron muchos turistas”, comentó entonces a Zonaretiro el store manager de la tienda, el hispano-argentino Pablo López Marelli.

Lo más destacable de la tienda era la multiculturalidad de sus empleados, de diferentes nacionalidades y atendiendo a los compradores en diversos idiomas. “Igual que en la escudería se trabaja en equipo con compañeros de diversas partes del mundo, los dependientes también somos de diferentes países”, añade.

Eran ocho hombres y mujeres, vestidos de rojo de arriba abajo, al igual que la tienda, que emulaba a los vehículos de competición de la marca con paredes forradas con chapa roja metalizada y baldas tapizadas en cuero beige, como los coches GT de la firma.

La tienda, de 500 metros cuadrados y rodeada de pantallas de plasma al más puro estilo boxes, consta de dos pisos: el que queda a pie de calle, donde se vende moda, calzado, marroquinería y complementos, tanto para hombre como para mujer, y el inferior, en el que se encuentran la moda infantil, los juguetes y las maquetas. Y los precios van desde los 15 euros que cuestan algunos souvenirs como cuadernos, llaveros o tazas, hasta los 40 de las camisetas, los 440 de los relojes, los 1.500 de un ajedrez, los 1.650 de las maleta de viaje de piel o los 5.700 de uno de los cascos que utilizó el piloto español.

En la tienda se exponían y estaban a la venta las 250 réplicas del volante de su último modelo de carreras con certificado de autenticidad, por 2.900 euros, o con la de un coche de la colección 6.000 a escala de la firma Malgam, por 6.400. Y un espacio mágico para los amantes de la Fórmula 1.

Objetos de lujo ‘made in Italy’ en los que, según López Marelli, “no sólo importa lo auténtico y bello, sino su funcionalidad”.

— · —

Compartir

Deja un comentario