¿Cómo serán los conciertos silenciosos de las fiestas del Orgullo Gay?

0
472

P. Horrillo.- Al oir hablar de un “concierto silencioso”, alguno podría pensar que se trata de alguna acción de protesta o, simplemente, de una broma cargada de ironía. Y más cuando se refiere al acuerdo que ha alcanzado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, con los organizadores del Día del Orgullo Gay después de la polémica surgida tras eliminar el concierto de la Plaza de Chueca (motivo por el cual varios ciudadanos le abuchearon a la puerta de su casa [vídeo]). Sin embargo, no se trata de ninguna broma y, gracias a esta tecnología (similar a la de las audioguías usadas en los museos), se va a poder compatibilizar la fiesta con el descanso de los vecinos del barrio.

Pese a parecer algo novedoso, el silent disco es un sistema utilizado desde hace algo más de una década en locales de Inglaterra para reducir el impacto acústico en los vecindarios. Consiste en crear un espacio insonorizado en el que se encuentran los artistas y, para escuchar su música, los asistentes deben llevar unos cascos que sintonizan con la emisión por frecuencia FM. En España, se pudo probar este sistema en algunos de los conciertos del Festival Internacional de Benicàssim, ya en 2007.

Compartir

Deja un comentario