La acusación popular pide juzgar a Aguirre por delito y no por falta

0
448

P. Rodríguez.- La acusación popular de Transparencia y Justicia en el caso abierto por el incidente de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y dos agentes de movilidad, el pasado 3 de abril de 2014 en la Gran Vía madrileña, va a recurrir la decisión del juez de instrucción número 14 de Madrid, Carlos Valle.

Valle decidió tramitar el caso de la multa por aparcar en el carril bus y darse a la fuga golpeando y tirando al suelo una moto de los agentes de movilidad que acababan de multarla como un juicio de faltas, basándose en seis sentencias precedentes que consideran delictivas situaciones similares a las descritas en el sumario, pero la acusación considera que se trató de un delito.

Aguirre, al llegar a la Asamblea el 25 de septiembre de 2012
Aguirre, al llegar a la Asamblea el 25 de septiembre de 2012

Así las cosas, piden que se cite a Aguirre en calidad de imputada por dos delitos de resistencia a la autoridad pues, si los hechos se califican como falta, ella no tendría que comparecer en el juzgado para declarar y podría limitarse a enviar una declaración jurada al juez. Así tratada, dicha falta de desobediencia estaría castigada con una multa de entre 100 y 1.000 euros, mientras que de ser juzgado como un delito de desobediencia, el hecho estaría castigado con penas de hasta seis meses de cárcel y una multa más alta.

La acusación popular, que ya está preparando el recurso para presentarlo la próxima semana, argumenta su petición en varios datos contenidos en el sumario. El suceso no supera los cinco minutos, en contra de lo que dijo Aguirre, que aseguró haber estado retenida durante casi 25 minutos.

En un primer momento, Aguirre preguntó a los agentes si iba a haber “bronquita y denuncia” y aventuró: “Vais a por mí porque soy famosa”. Cuatro minutos después de haber sido interceptada por los agentes la presidenta del PP de Madrid anunció: “Yo me voy, tienes la placa, denúnciame”.

Después arrancó el coche, dio marcha atrás, desoyendo las órdenes de “no avanzar” de los agentes y con un acelerón acabó marchándose derribando la moto de uno de los agentes de movilidad.

En el sumario también están incorporadas las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona que captaron el incidente y las declaraciones de los agentes y de una camarera de un bar cercano, que presenció parte de lo sucedido.

Compartir

Deja un comentario