Los mayores de Retiro y Salamanca también firman hipotecas (inversas)

0
240

F. Mollá.- Los tiempos han cambiado y el perfil de la persona que contrata una hipoteca ya no es sólo joven o adulta: cada vez más, las personas mayores apuestan por firmar estos productos con 65, 70 ó 75 años. Se trata de unas operaciones denominadas hipotecas inversas, que se formalizan bajo la modalidad de vitalicia, “es decir, las personas mayores percibirán renta mensual hasta su fallecimiento“, afirma a Zonaretiro el presidente de Grupo Retiro, Carlos Martínez Cerezo.

guindalera
Foto: ZR

Al solicitar una anticipación de crédito, “el máximo que se puede conseguir sería del 20% del valor de tasación oficial de la vivienda, y siempre teniendo en cuenta que haya viabilidad de que quede una renta mensual mínima de 250€”, explica. Quienes lo solicitan son “aquellas personas mayores que tienen necesidad de resolver de forma urgente alguna situación puntual, como puede ser una deuda que vence, una reforma de la vivienda, atender una necesidad familiar…”.

Un éxito en Retiro y Salamanca La fórmula que más se suele contratar en los distritos de Retiro y Salamanca son las Rentas Vitalicias, explica Martínez Cerezo. “Ello se debe a una combinación de diferentes motivos, tanto porque hay un número importante de población con edades comprendidas entre 65-95 años, con un nivel cultural alto para así poder comprender sin ninguna duda las características de dicho producto”, puntualiza.

El aumento de la contratación de las Rentas Vitalicias también se debe a que “en estos distritos las viviendas tienen un valor importante, pero con unos gastos muy elevados de mantenimiento, por lo que en muchas ocasiones, los propietarios no pueden asumir estos gastos con la pensión que perciben mensualmente”. “Aunque”, continúa, “en los últimos años ha aumentado considerablemente la demanda de este producto por aquellas personas que no tienen problemas económicos”, dice. “La razón de la contratación de una Renta Vitalicia es simplemente para poder adquirir una mejor calidad de vida, con el mismo nivel adquisitivo que tenían cuando eran trabajadores activos”, finaliza.

Compartir

Deja un comentario