La Comunidad pide una consulta sobre el tráfico

0
65

C. Linares.- El consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, se ha mostrado contrario al nuevo área de prioridad residencial (APR) que se implantará en el primer semestre de 2018 y que prohibirá circular por el centro de la capital a los no residentes.

“Hoy sería muy complicado encontrar a madrileños que aplaudan esta iniciativa de cerrar al tráfico una zona tan importante como es el centro de Madrid”, ha asegurado.

A su juicio, “decisiones de este calado” deberían haber aparecido reflejadas en el programa electoral de Ahora Madrid. “No entendemos la obsesión que tiene el Ayuntamiento por amargar la vida a los madrileños y a todos aquellos que día tras día vienen a trabajar, otros a sus teatros, otros a disfrutar a su gastronomía, otros vienen a estudiar”, ha asegurado esta mañana Rollán durante un acto en la Funcación Montemadrid.

El consejero autonómico ha criticado además la falta de información respecto al Plan A dada por el Ayuntamiento y la falta de comunicación del Consistorio con el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) en episodios el cierre de Gran Vía en las pasadas Navidades.

Rollán ha criticado también la precipitación con la que, a su juicio, se han planificado estas medidas, ha pedido reflexión y “sentido común” además de medir el impacto que la APR central puede tener para comerciantes, centros de trabajo u hostelería.

El consejero autonómico se ha declarado “fiel defensor de la peatonalización” pero ha asegurado que hay que implantarla “de manera gradual y con unas dimensiones que puedan ser absorbidas y que no genere un efecto tapón en el resto”, consecuencia que en su opinión se producirá con las medidas anunciadas por el Consistorio.

El titular de Transportes ha recordado que el Ejecutivo de Cristina Cifuentes invierte 980 millones en el transporte público de la región y promueven su uso pero no abogan por “prohibir” el uso del vehículo privado. Cualesquiera que sean las medidas tomadas por el Consistorio, al que pertenece la competencia de regular el tráfico y atajar la contaminación, “la parte que corresponda al Consorcio estará lista para atender cuantas necesidades surjan del uso del transporte público”, ha asegurado el consejero. “El Ayuntamiento no está gobernando para todos los madrileños (…) la ideología está siendo la hoja de ruta del equipo de Manuela Carmena”, ha denunciado Rollán.

Entre las medidas de mayor calado del Plan A figuran la APR central, la limitación a 70 kilómetros por hora de la M-30 y sus vías adyacentes y la prohibición de estacionar a partir de 2020 y de circular a partir de 2025 a los vehículos más contaminantes, los que no tienen etiquetado de la DGT.

Compartir

Deja un comentario