Caos a la altura de Metro Sevilla por un escape de gas

0
116

L. Torres.- La Policía Municipal de Madrid ha reabierto al tráfico la calle Alcalá, cortada este viernes 8 de junio de 2018 a mediodía entre la Puerta del Sol y la Gran Vía por un escape de gas, y la calle Virgen de los Peligros después de que la empresa suministradora haya encontrado el punto en el que se producía un escape de gas, que ha obligado a desalojar un edificio y cortar el tráfico.

Tras localizarse la fuga se han reabierto al tráfico las calle de Alcalá y Virgen de los Peligros; previamente se habían levantado también las restricciones en Gran Vía y Cedaceros.

La compañía de gas sigue trabajando en esta avería, detectada debido al fuerte olor en el sótano del edificio Generali, situado en el número 1 de la calle Virgen de los Peligros, del que se ha alertado a los bomberos del Ayuntamiento.

A su llegada, los bomberos han obtenido mediciones “altas” de este material en el aire y han desalojado el edificio.

El suceso, que ha producido cortes de tráfico durante cerca de tres horas, ha ocurrido un mes después de que la rotura de una tubería al acometerse obras en un aparcamiento subterráneo provocase también una fuga en este área.

Por ello, agentes de la Policía Nacional y Municipal junto con Bomberos del Ayuntamiento de Madrid desalojaron a los comercios, edificios comerciales, oficinas y viviendas de la zona, así como a los peatones que circulaban en la zona desde el principio de la calle Alcalá hasta Cibeles.

Los vecinos de edificios colindantes como el de la Consejería de Medio Ambiente que han salido ‘motu proprio’ a la calle han vuelto a sus inmuebles.

Segundo escape en sólo un mes

Hace justo un mes, el 8 de mayo, se produjo un incidente similar en el mismo punto, cuando la máquina excavadora que trabaja en la zona junto a los operarios picó por error una tubería de grandes dimensiones de Gas Natural Fenosa, lo que provocó un escape perceptible tanto por el olor a gas como por el ruido que generaba, y lo que alertó a los viandantes y trabajadores del lugar.

Por ello, agentes de la Policía Nacional y Municipal junto con Bomberos del Ayuntamiento de Madrid desalojaron a los comercios, edificios comerciales, oficinas y viviendas de la zona, así como a los peatones que circulaban en la zona desde el principio de la calle Alcalá hasta Cibeles. Dos horas después el escape quedó controlado y se restableció la normalidad en la zona.

— · —

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.