El cercanías de la Warner llega a su fin de trayecto

0
474

J. E. Villarino.- La Comunidad de Madrid va decretar el cierre para fin de año de la línea C-3a de Cercanías que explota Renfe, pero que sufraga y mantiene la región. Los 192 viajeros de media al día, o lo que es lo mismo, los 4,5 viajeros de media por tren, no justifican tamaño despropósito que, inaugurado en 2002 por el expresidente Gallardón, es hoy insostenible, con un déficit anual de 3,3 millones de euros.

Esta línea construida por la Comunidad para unir ferroviariamente la localidad de Pinto con la de San Martín de la Vega, pasando por el también nuevo Parque de Ocio de la multinacional del entretenimiento Warner, no tenía otra función que la de llegar hasta allí, aunque se intentó darle visos de utilidad social prolongándola hasta el pueblo de San Martín de la Vega, localidad que no posee una movilidad diaria con Madrid capital que justifique tamaña inversión. La amortización de la infraestructura ferroviaria, en términos normales a cualquier otra, exigiría unas cifras de visitantes al Parque, que los propios estudios de demanda de esta instalación no contemplaban ni de lejos. Las cuentas de demanda y económicas, no salían. La realidad, lamentablemente, así lo ha demostrado.

Se trata de una ‘faraonada’ más del, por entonces, presidente de la Comunidad de Madrid Alberto Ruiz Gallardón que en sus visiones confunde casi siempre los planos de la realidad con los deseos y cree que todo lo que toca lo convierte en oro, cuando la realidad, tozuda, nos dice que lo convierte en deudas. El paso del tiempo, casi 10 años, ha demostrado que la inversión ha resultado fallida, como otras experiencias en otras comunidades de instalaciones similares, para las cuales no existe la demanda social de otras culturas y otros países. Gallardón, no sólo puso a los pies de la Warner una infraestructura ferroviaria gratuita, sino que apoyó a aquella tomando parte en su capital para ayudar a su construcción.

publicidad

Dentro de lo malo, los 85 millones que costó su construcción, Renfe no se comió todo el marrón en este caso, ya que, como ya hemos dicho, la construcción corrió a cargo de la Comunidad, así como su titularidad, con lo que se da la circunstancia de ser el primero, o uno de los primeros casos, en que Renfe explota y opera a través de su unidad de Cercanías una infraestructura que no es del Estado, sino de una comunidad autónoma.

Dentro de poco, RENFE Operadora, dejara de dar servicio a esta línea por falta de viajeros y de clientes al Parque Warner (y 2), y se habrá consumado un despropósito más de despilfarro de los recursos públicos, fruto de la megalomanía e insensatez que adornan a nuestros políticos y a algunos en especial. ¿A quién se pide ahora responsabilidades? ¿Dónde están los fiscales capitaneados por un profesional que no cumple con sus obligaciones de velar por el principio de justicia y su cumplimiento? Ahí se queda una obra para que se la coma la maleza y la desidia. Porque, si llevar el tren a S. Martín de la Vega, era uno de los fines de esta línea, tampoco se va a mantener el servicio ferroviario a esta localidad porque no hay viajeros para ello. Ahora se ve que los ciudadanos de S. Martín han sido una mera tapadera.

Compartir

Deja un comentario