Atascos kilométricos a 34ºC en la ‘Operación Retorno’

0
254
Foto: Paqui Vicente

S. R.- Este domingo 28 de agosto por la tarde se prevén importantes atascos en los principales accesos a Madrid capital con motivo del regreso al trabajo, el lunes día 29, de decenas de miles de madrileños que regresan a la rutina tras las vacaciones.

Al problema de los atascos se une que éstos coinciden con la ola de calor que abrasa Madrid y que este domingo dejará temperaturas de 34ºC en la capital.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha entre las tres de la tarde y las doce de la noche del domingo una operación especial a nivel de todo el país para garantizar la fluidez y la seguridad durante el fin de semana, en el que se prevén 4,2 millones de desplazamientos de ciudadanos que comienzan o vuelven de vacaciones y los de fin de semana.

Se han activado medidas especiales como la instalación de carriles adicionales y reversibles, la restricción de la circulación de vehículos de mercancías peligrosas, transporte especial y camiones, y la paralización de obras en la vías. Y habrá más controles de velocidad.

Desde el RACE recomiendan:

1. Planifica bien tu viaje

Un viaje bien planificado permite llegar al destino de la manera más rápida, fácil y segura Conocer el estado del tráfico, evitando congestiones, y buscar el momento de menor volumen de coches, facilitará el retorno, y reducirá consumos . Alargar solo diez minutos un viaje de 1 hora provoca un aumento del consumo en gasolina o diésel de un 14 % .

2. Comprueba la presión de tus neumáticos

Los neumáticos deben de ir hinchados a la presión indicada por el fabricante según la carga que se vaya a llevar, y con el dibujo correcto, lo que además de cuidar nuestra seguridad nos permitirá una conducción más eficiente. Conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta aumenta el consumo del combustible un 4% en carretera .

3. Reduce las cargas innecesarias

Antes de emprender la marcha, y más si se trata de un viaje, debemos racionalizar el volumen y el reparto de la carga. No solo es una cuestión de espacio, conducir con 100 kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible, en un coche de tamaño medio, se dispare un 6 % .

4. Arranque y puesta en marcha

Arranca el motor del coche sin pisar el acelerador (en los motores de gasolina puedes iniciar la marcha inmediatamente después del arranque; en los motores diésel, espera unos segundos antes de comenzar a moverte). Usa la primera marcha solo para el inicio, y cambia a segunda velocidad a los 2 segundos o 6 metros, aproximadamente. Comienza a conducir lentamente (20 km/h en 5 segundos para ahorrar un 11% de combustible) y evita acelerar bruscamente.

5. Mantener la velocidad uniforme

Mantén la velocidad lo más uniforme posible, buscando fluidez en la circulación. Evita frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Para decelerar, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante. Frena de forma suave con el pedal del freno y reduce de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas. Circulando a más de unos 20 km/h con una marcha insertada, si no pisas el acelerador, el consumo de carburante es nulo. En cambio, a ralentí, el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

6. No mantengas el motor inactivo

En paradas prolongadas, como las que se producen en una retención de tráfico, es recomendable apagar el coche . Un motor al ralentí durante 10 minutos (en punto muerto y con el aire acondicionado desconectado) consume 0,13 l/100 km de gasolina.

7. Uso del aire acondicionado

Para refrigerar el coche de viaje por carretera, mejor utiliza el aire acondicionado. Si abres las ventanillas harán un “efecto freno” al entrar el aire dentro del coche, aumentando la resistencia. Se calcula que usando el aire acondicionado en lugar de abrir las ventanillas puede reducir el consumo de gasolina en un 12 %, de forma aproximada (dependerá de la velocidad, la aerodinámica del coche…).

8. Usa el frenado del motor

Si sueltas el acelerador cuando te das cuenta de que debes de frenar, se detiene el suministro de combustible, con lo que el rendimiento de éste aumenta en un 2%. Conduce siempre con una distancia de seguridad adecuada y un amplio campo de visión que te permita ver dos o tres vehículos por delante.

9. Cambio de marcha a bajas revoluciones

Optimiza al máximo el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad). Sobre el papel, el par motor de un coche diésel aconseja cambiar de marcha entre las 1.500 y 2.500 rpm. En caso de los gasolina el momento óptimo se sitúa entre 2.000 y 2.500 rpm. Si tu coche no dispone de cuentarrevoluciones, la velocidad puede servir de referencia. Así, insertaremos la tercera velocidad a partir de 30 km/h, la cuarta cuando alcancemos los 40 km/h, la quinta al circular a 50 km/h y la sexta velocidad, en caso de que el coche la tenga, a partir de los 60 km/h .

10. Aprovecha las bajadas

Los descensos te permiten aprovecharlos para ahorrar en el consumo de gasolina. Aprovecha la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones. En las subidas, retrasa al máximo reducir de marcha, incrementando la presión sobre el acelerador, aunque nunca pisando a fondo.

Compartir

Deja un comentario