La Guardia Civil investiga varias desapariciones en Majadahonda

0
772
Vivienda de la Calle Sacedilla 6 - GM

P. Rodríguez.- El joven de 32 años con antecedentes psiquiátricos que alquilaba un chalé a una argentina de 55 años, cuya desaparición fue denunciada por un familiar, podría estar detrás de otras desapariciones, como la de su propia tía, a quien hace cuatro años que nadie ve y que él afirma que dejó en una residencia de ancianos cuyo nombre y ubicación no recuerda.

Al parecer, esta tía le habría entregado la vivienda de la calle Sacedilla 6 de Majadahonda (en la imagen, a la izquierda) a través de un documento en el que le cedía el uso y disfrute, lo que le permitía alquilarlo.

Cuando los agentes llegaron a la casa del joven casero de la argentina desaparecida y sobrino de la mujer a quien nadie ha visto desde hace cuatro años, éste no les quiso abrir por lo que tuvieron que regresar con una orden judicial y le sometieron a un interrogatorio en el que detectaron varias incongruencias.

Registraron el inmueble y, además de encontrar gotas de sangre en una habitación, vieron que el joven había pintado la mitad de las paredes de la casa y se disponía a pintar la otra mitad y descubrieron una trituradora industrial que tenía en el garaje donde, en un primer vistazo, los especialistas de Criminalística creyeron ver un diente.

publicidad

El detenido, que ya está en prisión, no ha querido explicar por qué tiene esa máquina en su casa ni para qué la usa.

Ahora los agentes, que buscan restos humanos en el vertedero de Pinto -donde llegan los residuos urbanos de Majadahonda-, intentan localizar a tres personas con las que el detenido firmó tres contratos de alquiler para descartar sus desapariciones.

“No nos podemos aventurar porque son personas que han podido regresar a sus respectivos países o estar residiendo en otra zona de España o, incluso, en otras naciones”, recuerdan fuentes de la investigación.

— · —

Compartir

Deja un comentario