Cómo elegir una clínica de fertilidad en Madrid

0
93

L. Torres.- El aumento de parejas que deciden recurrir a los avances de la medicina porque no consiguen quedarse embarazadas de manera natural es una evidencia y la constatan las clínicas de reproducción asistida IVI Madrid, que reciben multitud de consultas cada día.

Según las cifras que indicaba la Sociedad Española de Fertilidad, en 2016 el porcentaje de parejas en edad reproductiva con problemas para concebir de forma natural era de un 15%, una cifra lo suficientemente alta como para que la ciencia haya mejorado y desarrollado nuevas y mejores técnicas de reproducción asistida.

Los orígenes o motivos del por qué cada vez más parejas se encuentran con este tipo de problema pueden ser varios. Ante todo, la edad. La edad juega un papel importante a la hora de concebir. Desde que hay registros, en 1975, la edad media de concebir al primer hijo ha aumentado considerablemente.

El Instituto Nacional de Estadística cuenta con una plataforma donde se puede ver la edad media de cada provincia, tanto para el primer hijo, como para el segundo, tercero o el cuarto. Si se realiza la búsqueda en Madrid, se podrá ver cómo, en 2016, la media para la maternidad del primer hijo es de 31,4 años, la del segundo de 33,8 y la del tercero 34, 4 años.

publicidad

La edad media ha subido mucho, también la tasa de natalidad, por ende, ha disminuido. Los motivos, – aparte de los físicos de la edad – son estrictamente de carácter sociológico y antropológico. El mundo, con respecto a los años 70 y 80, está viviendo una enorme transformación. Está cambiando la forma de vivir y la forma de querer vivir.

La normalización de la mujer en el mundo profesional, la ausencia de políticas de conciliación eficaces y el desconocimiento e inconsciencia aún sobre el concepto de corresponsabilidad hacen que, muchas parejas tengan otras prioridades, profesionales y personales, antes de decidir tener hijos.

Por otra parte, no sólo afecta la edad de la pareja. También afecta el estilo de vida, el estrés, la ansiedad que invade a esta vida moderna, de poca desconexión digital y mental, y la alimentación.

Sea como fuere, lo cierto es que cerca del 10% de los nacimientos que se producen en España es a través de técnicas de reproducción asistida, ya sea fecundación in vitro o inseminación artificial.

España es líder en estas tecnologías y recibe a multitud de personas extranjeras, fundamentalmente europeos (franceses o italianos), que deciden someterse a tratamiento en nuestro país por el buen resultado, donde suele haber un promedio de más del 90% de éxito.

Iniciar el proceso no es una decisión fácil, sobre todo por las implicaciones emocionales y psicológicas que tiene para la pareja, sobre todo, para la mujer, que no puede concebir de forma natural. Pero una vez se toma la decisión, hay que seguir adelante y contar con los mejores expertos.

¿Y cuáles son los mejores expertos? Está claro que existen muchas clínicas de fertilidad en Madrid: grandes, pequeñas, especialistas, no…De todo tipo. Elegir dónde llevar a cabo ese paso tan importante, que es un paso que a su vez está formado por pasos más pequeños, no se puede hacer a la ligera, porque se trata de la salud de la futura mamá y del futuro bebé.

Algunos aspectos deben ser claros para identificar cuál debería ser la mejor clínica:

1. Existen clínicas y equipos médicos que llevan practicando técnicas de reproducción asistida desde los años 90, mejorando con cada tratamiento y usando los métodos más vanguardistas. En este sentido, es importante ponerse en manos de un equipo que sabe de lo que habla y ofrece tratamientos personalizados.
2. Porcentaje de éxito. Quizá éste está relacionado con la experiencia. Muchas clínicas tienen estudios realizados sobre el éxito de sus tratamientos. No hay que tener miedo de pedirlos porque es una garantía.
3. Trato humano. Este aspecto es totalmente subjetivo, pero quizá sea decisivo a la hora de decantarse por una clínica u otra. Lo marcan las personas. El equipo médico ha de generar confianza, ser cariñoso y respetuoso y saber acompañar en todo el proceso a la pareja.
4. Facilidades de pago. Independientemente del coste de tratamiento, es interesante poder contar con ventajas, financiación o pago a plazos o cualquier otra fórmula que haga cómodo el desembolso y que no suponga un gran esfuerzo económico.
5. Recomendaciones. Escuchar la experiencia de otras parejas es también muy importante, escuchar cómo les trataron, qué tal les fue el proceso y sus impresiones sobre la clínica ayudarán también a tomar una decisión.

Desde que naciera la primera niña concebida por fecundación in vitro, a finales de los años 70, hasta ahora, la técnica ha mejorado mucho y, con ella, también han proliferado las clínicas que se han especializado en esta materia. Tener identificadas estas variables resulta muy útil para poder decidir cuál es la mejor para cada caso cuando se ha tomado una de las decisiones más importantes en la vida en pareja.

Compartir

Deja un comentario