El Ayuntamiento cierra el Museo de la Ciudad de Príncipe de Vergara

2
2722

C. Linares.- Recién cumplidos sus 20 años, el Museo de la Ciudad inaugurado en el año 1992 en el número 140 de la calle Príncipe de Vergara cerrará sus puertas por petición de la actual alcaldesa, Ana Botella, y los curiosos y los amantes de Madrid se quedarán sin este espacio que repasaba la historia de la capital a través de maquetas, objetos curiosos, documentos y reproducciones.

Una maqueta del Paseo de la Castellana del museo – Sftrajan (Flickr)

Impulsado entonces por el Área de Vivienda, Urbanismo e Infraestructuras, que tomó como modelo al Museo de Londres y que tenía como objetivo “mostrar los elementos que han convertido a Madrid en uno de los grandes centros urbanos del mundo”, hoy carece de “calidad”, según el área de Las Artes, cuyo presupuesto ya no alcanza para mantener la colección expuesta en este edificio de cinco plantas circulares en las que los fondos se encontraban ordenados temáticamente.

El museo, que contaba con una galería con imágenes de la mayoría de los alcaldes de Madrid, comenzando con Carlos III, albergaba diferentes sectores dedicados al gas, la electricidad, el alumbrado, la telefonía y el abastecimiento de agua, centrándose en el Canal de Isabel II. Y existía un área para el transporte, tanto subterráneo (metro) como de superficie (autobuses de la EMT y tranvías), y otra para el aeropuerto.

Acercaba a los ciudadanos la historia de ciudad desde la Prehistoria hasta el siglo XVIII, pasando por la época romana, el Madrid musulmán y cristiano, el Madrid de los Austrias y el Madrid de los Borbones.

publicidad

Y explicaba las actuaciones urbanísticas y las edificaciones de los siglos XIX y XX, como el ensanche de Ciudad Lineal, la plaza de Oriente y la Puerta del Sol.

Las maquetas y reproducciones de edificios y modelos arqueológicos, como la casa romana o musulmana; de estatuas, entre las que se encuentran la de Felipe IV y Carlos III; y de espacios urbanos, como el Madrid de los Austrias o el eje de la Castellana eran uno de los platos fuertes del museo, del que destacaba la maqueta de la Plaza de la Villa, considerada como la más valiosa por el mimo con el que estaba realizada y la antigüedad y simbolismo de lo que este lugar representa en Madrid.

El museo contaba con pantallas interactivas, planos, fotografías, trajes y objetos curiosos como relojes, abanicos e incluso pistolas. Y una importante muestra de documentos, entre los que se encontraban libros editados por el Ayuntamiento y reproducciones facsímiles de algunos textos medievales del Archivo de la Villa, como el fuero de 1202.

Más de 100 exposiciones en 20 años

Desde su apertura al público, el Museo de la Ciudad albergó más de cien exposiciones sobre historia, ciencia, política, sociedad, arte, música o literatura, como la que se inaugurará en febrero acerca de Julio Cortázar. Y cada año se exhibían durante el mes de enero los premiados del Certamen de Dibujo Gregorio Prieto y del Concurso de Pintura de la Fundación Amigos de Madrid.

En sus instalaciones, el Museo también contaba con un salón de actos con capacidad para 274 personas y una biblioteca y videoteca públicas. El centro contaba asimismo con un espacio en el que se organizan conciertos para niños y cuentacuentos infantiles. Y ofrecía un servicio de visitas guiadas para colegios y para centros culturales.

La crisis se ha cobrado la vida del primer museo municipal que cierre desde que Botella llegó a la alcaldía hace siete meses.

— · —


Ver mapa más grande

Compartir

2 Comentarios

  1. ¿Quién le habrá dicho a esta descerebrada e incompetente alcaldesa que la cultura no se puede medir en términos de rentabilidad económica? ¡Señora! ¿Acaso usted compra las cebollas en metros cúbicos? Pues lo mismo. La cultura no se puede cuantificar con monedas ¿No fue usted la que dijo que no se podían mezclar “peras con manzanas”? (otra muestra de su comprimido y primitivo cerebro) Pues más de lo mismo. La cultura es la cultura y las pelas son las pelas y NO se pueden mezclar.

  2. Esta individua procaz y sinvergüenza de lo que único se preocupó fué de sacar cuanto pudo de Madrid durante su mandato, y esto es una buena muestra del grado de cultura que tenía este engendro social cuya objetividad siempre fué la de sacar tajada del cargo. Mientras esta individua siga rondando los círculos sociales y comerciales, haciendo gala de su poder ( económico, por todo lo que debe haber saqueado y robado sin más ), me parece que esta Nación seguirá siendo la ” merienda negros ” con que siempre se ha caracterizado la República Bananera en que se ha convertido España… y así nos vá

Deja un comentario