Amparo

0
189

J. E. Villarino*.- Así se vaya toda esta patulea político-financiera a la mierda, de una vez. Otra más, otra víctima más que se suicida por los malhadados desahucios. Leo en este diario: seis hijos, tres menores, nietos y una deuda de novecientos euros de la EMVS, que no permitieron su cancelación.

cielo madrid
Foto: Bea Ackles (Flickr – CC)

La jefa de ese engendro de la vivienda que ha sido y es la EMVS, la inútil alcaldesa en Buenos Aires (buenos aires claro, para ella y los suyos) con trescientos más a todo tren y a todo trapo durante casi -o sin casi- un mes despilfarrando a manos llenas, alojados en hoteles de 400 y más la noche, comidas del pitiminí y, en fin, gratis total. A ver si salía eso de los Juegos Olímpicos, a ver si podía seguir en el machito otra legislatura más.

Inútiles políticos, sangrando al deporte, sangrando a Madrid, que sabían que era un imposible por la otra cara de la candidatura: bancarrota económica de Madrid, bancarrota de la economía nacional, corrupción hedionda, como el quinto jinete del Apocalipsis cabalgando por este deshecho de país, dopajes alegales.

Partidos salvaguardando sus dictaduras internas, listas cerradas y aherrojadas con cadenas, poderes del Estado, refocilándose todos en una misma cama redonda de burdel de carretera, saqueando a los viejos con prepagos, copagos y requetepagos, ahora también en los hospitales para que no nos llevemos nada al otro barrio y asegurando, dicen, la “sostenibilidad” de nuestras (?) Sanidad y pensiones, rebajándonoslas a manos llenas.

publicidad

Y, encima, nos toman por idiotas y se creen que no sabemos sumar. 33.000.000.000 euros que nos van a sacar del bolsillo hasta el 2025 dicen, lo que en román paladino quiere decir que vamos a ser 33.000 millones más pobres, de lo que somos. Para que este tinglado piramidal no se les venga, perdón, se NOS venga encima. Tienen un morro que se lo pisan.

Recogemos lo que la casta ha sembrado en 37 gloriosos años de transición ejemplar, que me río yo de los 25 de paz de Franco. Dando alas a las hidras nacionalistas, no fuera a ser que nos tildaran de antidemócratas. 37 años inoculando odio a España, ciscándose en la Constitución, en las sentencia judiciales, del supremo, el medio o el glasé, como el turrón. Todos enfrascados en buscarse cargos, carguitos y cargazos, triplicando administraciones, afanando para el primo, el amigo, la querida, todos ellos: partidos, organismos, sindicatos verticales con secretarios generales que se caen en pedazos como las momias egipcias después de más de 30 años en el machito.

Con las instituciones podridas y más podridas que los altillos del Congreso de eso, que el otro día nos enseñaban, todos ofendidos porque una rejilla de ventilación había tapado dos impactos de los GC de Tejero. Hay que ver qué atropello. Nada comparable con la podredumbre interior, con la de esa casta que se sienta en esos escaños a sestear, leer el periódico, decir mentiras, no hablar claro y hacer teatro. Con la más alta institución enseñando sus vergüenzas: una pareja real rota por mucho que se intente disimular, y ya ni eso; un monarca reacio a abdicar, no vaya a ser que se quedase sin escudo protector, unas finanzas reales de procedencia más que opaca; algunos de sus miembros poniendo la mano para cusas justas y con la otra comprándose palacetes y mercedes, sin que nadie se escandalice. Todo ello, con dineros del saqueo a instituciones públicas.

Partidos políticos haciendo lo mismo. Venga de sacos de billetes: 20 para el partido, 40 para mi. Y venga sobresueldos y financiación ilegal, que dicen, pero si no hay otra que sea legal. Y Filesas, Times Sports, Gurteles, EREs y así hasta el infinito. ¿A nadie se le ha ocurrido pensar que lo que creemos que es dinero afanado y sisado al PP por Bárcenas, sea en realidad dinero del partido puesto a buen recaudo, con el célebre señor de testaferro? Pues no cuadra mal la cosa.

Lo mismo que no cuadra que el sistema financiero siga ganando dinero y no solamente no suelte ni un duro de crédito, sino que no se le ve intención alguna de devolvernos los 53.000.000.000 euros que le dimos para salvarle de la bancarrota, a él y sus accionistas, proveedores, etc, mientras que los ciudadanos y los contribuyentes nos hundimos más y más. ¿Es que no piensa devolvernos esa montaña ingente de dinero? ¿Cuándo? Mientras tanto, haciendo su agosto tomando dinero del BCE al 1% y prestándonoslo al 5-6%. Y Botín contratando a Rato: favor, por favor.

Éste es el panorama, Amparo, y la desesperación de tanto niño llorando, tanto recibo acechando, tanta hambre disimulada, tantas noches llorando, tanto guardia llevando y llevando recibos y exordios y ultimátum, hasta que no pudiste más. Éste es el panorama, Amparo. Éste, pero el tuyo era tu panorama, que no soportaste más. Malhadado panorama que queda ahora para tus hijos y nietos y aquí no pasa nada. Ellos siguen trincando, que es lo suyo, para que cuando esto se hunda, salir corriendo y ponerse ellos y lo nuestro que se llevaron, a buen recaudo.

Amparo, el que tú no tuviste, de todo corazón, allí donde estés, gracias por tu sacrificio que, seguro servirá de escarnio para tanta maldad e injusticia.

PD: Hoy se cumplen los 100 artículos de esta columna ‘Paseo de Coches’, que son 100 semanas cada martes con los lectores, a los cuales agradezco su comprensión, paciencia y acogimiento.

Compartir

Deja un comentario