Dos encapuchados roban en la casa del Viso de la Condesa Romanones

0
528

L. Torres.- La afamada aristócrata condesa de Romanones, vecina de la calle Castellón de la Plana, entre María de Molina y Francisco Silvela, y conocida en el mundo del lujo por su famosa colección de joyas, ha sido víctima de un robo en su casa, según ha publicado La Otra Crónica.

condesa-romanones

Llamados por el botín millonario de esta mujer de la alta sociedad de Madrid (Sotheby’s sacó a subasta en 2012 varios lotes de sus alhajas que alcanzaron el millón de euros), dos hombres encapuchados aprovecharon la hora de descanso del personal de servicio de la anciana, de 90 años, y entraron en su casa.

Le pidieron que abriera la caja fuerte. Pero allí no había joya alguna. Así que la ataron de pies y manos y siguieron buscándolas por el resto de la vivienda.

publicidad

Tras 80 minutos de búsqueda, sólo encontraron 300 euros en efectivo, que fue lo que se llevaron. No se llevaron ni los valiosos cuadros que colgaban de las paredes ni el teléfono móvil de la víctima del robo que, nada más irse los atracadores, telefoneó a sus nietos para que acudieran a su casa.

Estaba tranquila, pues sabía cómo reaccionar ante estas situaciones, gracias a su experiencia como espía.

Nacida en Pearl River (Nueva York, EEUU) en 1923, Aline Griffith, mujer de Álvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones, político madrileño, hijo de uno de los hombres más ricos de España, el marqués de Villamejor, fue agente de la CIA.

Licenciada en Literatura, Historia y Periodismo, fue reclutada por el ‘Office of Strategic Services’ (OSS), el primer servicio de inteligencia de EEUU, y en 1944 debutó como agente secreta en Madrid para espiar a los nazis, según revela en su libro ‘Condesa de Romanones: el fin de una era’, publicado en 2010.

En los últimos años, la condesa ha llevado a cabo una exitosa carrera como escritora de novelas de espías ambientadas en la época en que trabajó como tal, con títulos como Un asesino con clase o La trama marroquí

— · —

Compartir

Deja un comentario