‘Loca por tu ropa’: “En Serrano aprendes a vestir bien; en Fuencarral, a innovar”

0
1648

G. Bravo.- En la calle Serrano ya no está de moda parar a un extraño para preguntar la hora. Ahora lo que se lleva es que una chica con una cámara te diga: “Me encanta lo que llevas. ¿Te puedo hacer una foto?”. Y en pocos días tendrás a cientos de internautas analizando tu manera de vestir, el maridaje de los complementos y el efecto general que has conseguido con tu look.

La era del famoso ha terminado. Lo demuestran los reality shows, los reportajes de callejeros, el periodismo de Madrid Directo y los blogs de street style. En Madrid ya hay uno: ‘Loca por tu ropa’, en el que las modelos son las chicas normales que pasean por las calles famosas. Cada barrio tiene su estilo, y cada estilo busca su manera de reinventarse.

Así, en septiembre de 2010, María González Serón (licenciada en Comunicación audiovisual) y Sandra Iniesta (socióloga) dejaron el absorbente mundo de la televisión para emprender un proyecto que ya despierta el interés diario de más de cinco mil personas: Locaporturopa.com. “Dispuestas a no tener vida al margen del trabajo, preferimos que sea por algo que nos motive y que las ganancias sean para nosotras”, aseguran las creadoras a Zonaretiro.com.

publicidad

Nos citamos en su calle favorita. En el lounge bar de la tienda museo que Adolfo Domínguez ha levantado en Serrano. Uno de los pocos lugares del mundo donde no se sirven Coca-colas. Así, mientras degustamos dos tés y un zumo, hablamos de cómo el mercado laboral embotella la creatividad, de cómo la dedicación constante por un proyecto ajeno no se ve rentabiliza nunca y de que, puestos a cobrar mil euros por trabajar más de 12 horas sin que se reconozca, al menos que sea en algo que le retribuya directamente al que se lo trabaja.

“Yo hacía fotos y ella leía blogs”, explica Sandra. “Tardamos unos tres meses en perfilarlo, y desde que salimos en septiembre la respuesta ha sido muy positiva”. Ahora, allí donde van, portan una cámara y simplemente observan. Las dos juntas es más fácil, una pregunta de dónde son la ropa y los complementos y la otra toma las fotografías.

Y funciona. “Básicamente porque la gente se identifica mucho más con una persona real que con una súper modelo de revista -sentencia María-. Y se demuestra que se pueden conseguir resultados espectaculares con poca cosa”.

Cuestión de barrios: de Salamanca a Malasaña


Pregunta: ¿Cómo es vuestra rutina?

Respuesta: Si tenemos poco tiempo, vamos al centro. Ya que es muy probable que encontremos media docena de looks interesantes para publicar. Pero si tenemos tiempo, nos gusta venir aquí (Serrano).

P: ¿Qué tiene de especial este barrio? A parte de lo evidente.

R: La gente de este barrio viste muy bien. Es un estilo más clásico y más elegante. Gente que se arregla para pasear o que viene a trabajar porque tiene su propio negocio. Es donde aprendes a vestir bien, con estilo y sin que haya nada discordante.

P: ¿Pero eso es normal, no? Por lo del poder adquisitivo…

R: No necesariamente. A lo mejor alguien de la calle Fuencarral se deja mucho más dinero pero no va tan elegante. Cada barrio tiene sus peculiaridades y nosotras intentamos plasmarlas todas y ser plurales, pero lo cierto es que lo que más funciona es lo sencillo, lo clásico y lo elegante.

P: Entonces, no se trata tanto de la marca, sino de cómo vestir las marcas…

R: Lo más interesante de este barrio es que la gente invierte más en los complementos. A lo mejor, la ropa puede ser la más normal del mundo. Camisetas básicas de Zara combinadas con vaqueros. Pero el punto lo ponen los complementos (gafas, bolsos, zapatos…), que sí son caros y de marca, y que hacen que todo el conjunto brille.

P: ¿Qué valoráis entonces en los looks del centro?

R: Que la gente se atreve con todo. Lo malo es que a veces se pasan, pero otras veces ves a alguien y dices: “Jamás se me habría ocurrido ponerme esa camiseta con eso”, y que es donde se ven las nuevas tendencias. En Serrano aprendes a vestir bien; en Fuencarral aprendes a innovar.

Compartir

Deja un comentario