Los restaurantes americanos se ponen de moda en el barrio

2
1149

C. Linares.- “Alocado, diferente y distinto”; así es el restaurante recién abierto en el número 54 de la calle Fernán González, en palabras de su dueño, José Antonio Rodríguez. Dizzy Lil Diner Madrid, que sorprende por su característica decoración, inspirada en los súper héroes cuyas historias devoraba José Antonio de crío, es el primero de los tres restaurantes que este hostelero donostiarra abrirá en España junto a su primo y socio Florentino Hernández, que llegan al barrio escasos meses después de que la cadena Peggy Sue´s se instalara en la calle Menorca.

Dizzy Lil Diner Madrid defiende un estilo americano pero en cuya cocina se aprecia el buen hacer de los cocineros vascos, tiene capacidad para 50 personas y ofrece comida “de primera calidad tanto en las carnes como en las verduras, haciendo especial hincapié en las salsas, que las elaboramos nosotros mismos”. “Pretendemos salirnos un poco de la línea de los americanos”, insiste José Antonio.

Inaugurado el miércoles día 6 de julio, está abierto al público desde el día 7, de 12:00 AM a 02:00 PM y los primeros comensales ya han podido disfrutar de sus platos. Quienes todavía no han entrado en el nuevo local sí se han parado en su fachada, cuya temática irá variando con diferentes temáticas temporales, firmadas por el artista Óscar Alonso, autor de los óleos acrílicos que decoran las paredes del restaurante.

publicidad

Llama especialmente la atención que en vez del típico pan utilizado por las cadenas de hamburgueserías o el pan de pueblo que se utiliza en otros restaurantes para las hamburguesas de la casa, en Dizzy Lil Dinner sirven el auténtico mollete antequerano, poco habitual en la hostelería madrileña, y sus ensaladas mezclum.

Fotos: Zonaretiro.com

Compartir

2 Comentarios

  1. Fuimos tres personas a este nuevo restaurante. Vivimos cerca y decidimos probar.
    El sitio por dentro tiene lienzos de diferentes personajes de comic. Yo le pondría algo más de decoración porque parece un poco vacío aunque eso sí, todo muy limpio.
    La comida estaba muy bien de precio. A lo mejor una hamburguesa rondaba los siete euros.
    La carta está compuesta por la típica comida americana y algo de tex mex.
    Lo bueno de las hamburguesas es su pan. Es el mollete antequerano. Lo tuestan y está bastante bueno. Le da un toque diferente y además hace que no te empache tanto como el pan de hamburguesa de toda la vida.
    Yo pedí una que llevaba guacamole, pollo y algo picante que no recuerdo. Estaba bastante rica. Mi acompañante pidió la que lleva el nombre del restaurante y no se la pudo terminar. Esa era de carne y llevaba los ingredientes de una hamburguesa completa y un huevo frito.
    Estos platos vienen acompañados de patatas fritas que te las ponen en un vaso muy original.
    También puedes elegir las salsas para acompañar.
    Los entrantes también son los típicos americanos aunque con alguna variación como en los nachos que los servían con queso, jalapeños, guacamole y carne picada. Toda una bomba.
    De postre, además del brownie de siempre, puedes degustar también unas crepes con helado.
    En general todo estaba bien hecho. Quizá el camarero que nos atendió un poco lento y no se enteraba mucho… pero aún así volveremos cuando nos entre ganas de americano.

  2. Fuimos el otro día con todo el equipo, varios nos pedimos la hamburguesa Dizzy Lil tamaño grande, y siendo gente de gran apetito, nos dejó muy satisfechos!
    Otro de los compañeros se pidió el costillar, mucho más económico que otras cadenas como Fosters Hollywood o Fridays, y muy rico y del mismo tamaño.
    El local, limpio como una patena, los baños, impecables, realmente todo muy limpio.
    Justo el día que nosotros fuimos estaba Jose, el dueño, y nos echamos unas risas con él; el camarero también muy simpático aunque le hicimos un lío al pobre jajaja!
    En cualquier caso, la comida muy rica, y a buen precio, de momento ya no pienso volver al Fosters o al Fridays !!!

    GRAN SITIO !

Deja un comentario