La Plaza Mayor acoge una ‘feria de atracciones del pasado’

0
579

L. Torres.- La Plaza Mayor se convertirá este sábado 9 y el domingo 10 de junio de 2018 en un pequeño parque de atracciones mágico y surrealista, con motivo del Legado del IV Centenario de la Plaza Mayor.

De la mano de la Compañía de Teatro de calle Antigua & Barbuda y de las construcciones creadas gracias al ingenio y la fantasía de Jordà Ferrer y Oscar de Paz, ocho atracciones en las que se reutilizan poéticamente objetos en desuso para otorgarles una nueva vida, invadirán todos los rincones de la Plaza Mayor.

‘Arquitectura de Feria’ es el nombre de esta nueva propuesta.

De forma completamente gratuita, visitantes y madrileños podrán disfrutar de un paseo por una feria desbordante de imaginación, conducido y dinamizado por actores.

Éstas son las ocho atracciones

1. TINGALYA

La Tingalya es una noria muy particular inspirada en el universo de Jean Tingaly. En ella, los niños están suspendidos en unas peculiares cestas mientras que los adultos se convierten en el aparato que acciona el movimiento de la rueda. Tingalya hace girar a los valientes que quieran subirse a más de seis metros de altura para ver la feria a sus pies. Eso sí, si pesas más de 45 kilos tienes muchas papeletas para ir a hacer compañía a la manivela.

Única atracción con recomendada: a partir de 3 años

2. MINI CABALLITOS

Un original carrusel pensado para pequeños y grandes. Inspirado en los juguetes antiguos, invita a que los padres también participen en este mundo fantástico en el que la medida no tiene importancia. Un carrusel donde, mediante el pedaleo de las bicicletas, los padres se transforman en una de las piezas del movimiento de la atracción. A su vez los niños también se convierten en uno de los engranajes de la obra, acoplándose a ella para activar el movimiento de las figuras.

3. ÁRBOL DE HIERRO

El carrusel se ha elevado y surca el cielo: un triciclo antiguo, un trineo biplaza, una bicicleta tándem, un cohete-calentador… son bien curiosos los vehículos-frutos que cuelgan de este portentoso árbol, vehículos muy peculiares que se alzan y giran suspendidos por cadenas que cuelgan de un árbol desplegando un universo que desafía la gravedad. Los padres son el motor principal de este árbol de hierro esta ecológica instalación, encargados de operar la manivela que activa los engranajes que hacen girar la atracción.

4. OLIVIA Y BARBUDA – (CASETA DE TIRO)

¡La feria ha llegado a tu ciudad! Ahora, el hueso de la oliva ya no tiene como inevitable destino el triste suelo que pisa quien la come, sino que se remonta por las alturas en busca de un horizonte aventurero y competitivo. Olivia y Barbuda te invita a probar suerte en la caseta de tiro: eres un gran tirador, pero las casetas siempre tienen algún truco para que no puedas acertar. ¡Demuestra que no hay nada que te pueda hacer fallar!

5. TUMBONAS

En medio de una feria tan intensa, en las tumbonas los adultos podrán disfrutar de un oasis de calma y desconexión del mundo exterior, con la colaboración desinteresada de los pequeños. Una experiencia relajante que solo te pide que, al final, seas capaz de volver a la cruda realidad. Bienvenido, tumbonauta: aquí tienes un espacio para soltar las preocupaciones y los ahogos. Sumérgete en la tranquilidad de este momento.

6. ZOOTROPO

Zootropo es un juego de niños inventado en el siglo XIX: una compleja máquina, antecedente del séptimo arte. El tambor gira aumentando su velocidad y generando imágenes que cobran gran dinamismo. Giran, y al girar cuentan historias que los mirones cómplices comparten a través de los ojos de pez. Todos somos curiosos. Alicia a través del Espejo, los vecinos que usan sus ventanas… Mirones que ojean, que contemplan el otro lado.

7. LE TOUR

En simbiosis con la máquina, los ciclistas intentan llevar a su alter-ego-muñeco-ciclista por una carretera de meandros. Pero cuando se oye el disparo de salida, los instintos más animales despiertan: hijas contra padres, hermanos contra hermanos, amigas contra amigos, todos confrontados en una lucha implacable donde se dejarán la piel para llegar los primeros a la meta. Eso sí, no vale el juego sucio: antes de empezar, un apretón de manos y, al final, ¡ovación del público!

8. LOS TRINEOS

Un columpio construido a partir de dos trineos antiguos que hará las delicias de los más pequeñines de todos, y también de los mayores que quieran participar.

Trineos que han abandonado la nieve y se aventuran contigo a deslizarse por el aire, un viaje sencillo y sorprendente que nunca decepciona.

— · —

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.