Desaparece ‘el rey del cachopo’ que revolucionó la gastronomía madrileña

0
495

S. R.- César Román Viruete, más conocido como “el rey del cachopo” por haber puesto de moda en la capital este famoso plato típico asturiano consistente en un filete de ternera con jamón, queso, huevo y pan rallado, y abrir cinco restaurantes específicos de cachopos (Delic Experience) que incluso ofrecía envíos a domicilio, ha desaparecido.

“Facturábamos cinco y seis mil euros al día durante los fines de semana. Mucho dinero para un local de 100 metros cuadrados. Era una locura”, recuerda un trabajador.

Román, que alquiló varios pabellones para producir cachopos en cadena ha desaparecido dejando un reguero de deudas.

Saltó a la fama por “ganar” un concurso falso que organizó él y al que sólo se presentó él

Su fama comenzó hace un par de años, cuando ganó un premio que se había otorgado a sí mismo pues el concurso era falso y sólo se presentó un restaurante: el suyo.

Pero ningún medio de comunicación comprobó la veracidad de la noticia y una treintena de cadenas de televisión y radio y periódicos se hicieron eco de esta noticia falsa, que se creyeron como real.

Miles de personas conocieron la noticia y empezaron a acudir a probarlo en masa.

Este fraude se denominó el cachopogate.

Comenzó el negocio de los cachopos junto a su exmujer, quien protagonizó uno de los programas de ‘Pesadilla en la cocina’, que trata sobre restaurantes que están a punto de cerrar.

Y él mismo protagonizó sin quererlo un programa de investigación ‘Sin filtros’, que analizó el cachopogate.

En él se cuenta entre otras cosas que fundó un partido de ultra derecha.

Hasta hace unos meses, el ‘rey de cachopo’ seguía dejándose ver en ferias gastronómicas.

Unos días después de trascender la noticia de su desaparición, ha aparecido el torso decapitado de una mujer en el solar en el que planeaba construir el ‘Palacio del Cachopo’ en Usera.

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.