Herranz cierra sus concesionarios de Mini y BMW en Castelló y O’Donnell

0
1776

L. Torres.- Herranz  se depide del barrio después de más de treinta años. El distribuidor de BMW y Mini cierra sus concesionarios, los principales de estas marcas en Madrid según fuentes del sector. Ahora Herranz deja de vender sus BMW y Mini y solo mantendrá servicios de reparación y mantenimiento de coches, tras cerrar sus cuatro exposiciones en Madrid, para prestar únicamente servicio de taller, en la calle Alcalá y Vivero.

El concesionario Herranz de O’Donnell 8, ya cerrado – L. Torres

Herranz inició sus ventas como el concesionario oficial de BMW en Madrid en 1980 en la calle Castelló 25, ahora abandonada, junto a la de la calle O’Donnell 8 -abierta en 1981-, que también ha echado el cierre. Llegó a ser uno de los concesionarios más importantes de BMW en toda Europa. El aumento de sus instalaciones en la calle Alcalá, como exposición de vehículos de ocasión y el nuevo escaparate en la calle Goya en el año 2010 no han podido con el desplome de las ventas de coches.

También en Goya y Doctor Castelo

En 1985 la necesidad de ampliar el servicio Post-Venta les llevó a abrir otro taller donde se cubrirían los servicios de mecánica, carrocería y recambios; fue en la calle Dr. Castelo 33, con un espacio de 3.000 m2.

publicidad

Viendo el incremento del parque automovilístico de BMW en Madrid, además de la necesidad de unificar y ampliar el Servicio Post-Venta una vez más, en el año 1992 adquirieron un solar en la C/ Alcalá 474 para construir unas instalaciones de 12.000 m2, proyecto que tardaría cinco años en hacerse una realidad.

Hasta este año, Herranz Concesionarios disponía de cuatro exposiciones en Madrid, situadas en las C/ Castelló 25, O’ Donnell 8, Alcalá 474 y Goya 118; unas instalaciones integrales en C/ Alcalá 474 con exposición, selección de vehículos de ocasión, taller de mecánica, carrocería, recambios y accesorios, exposición y taller en C/ Goya 118 y en C/ Doctor Castelo 33 de mecánica, carrocería, recambios y accesorios.

Fuerte caída de ventas

Tras la remodelación de un nuevo escaparate en los conocidos talleres de la calle Goya en el año 2010 añadido a la fuerte caída de ventas, han llevado a Herranz a cerrar su división comercial.

Las ventas de coches continúan en picado. En el caso de BMW, los últimos datos de julio arrojaron una caída del 23%. En lo que va de año, la marca alemana lleva un 15% menos de turismo vendidos en España, según los datos de Anfac. En el caso de Mini, el porcentaje es menor, la caída es del 7%.

Los que se dirijan a los concesionarios comprobarán que ya están abandonados y con respectivos carteles explicativos en las lunas de los escaparates.

Dos robos de película en 2008

Unos ladrones altamente especializados robaron de madrugada un vehículo de gama alta en el concesionario de la calle de O’Donnell. Los asaltantes rompieron con una maza las tres lunas de la fachada y lograron llevarse uno de los coches, un BMW 320D valorado en 40.000 euros.

El modo en que los ladrones prepararon el asalto denotó que se trataba de una banda de profesionales, perfectamente organizada y compuesta por no menos de cuatro personas: en menos de 10 minutos rompieron las lunas, registraron el despacho en busca de las llaves y huyeron. Sin embargo, al romper los cristales hizo saltar la alarma, conectada a la policía, lo que provocó que los agentes se presentaran allí en pocos minutos, evitando así el robo de los otros dos vehículos, mucho más potentes y bastante más caros que el que se llevaron.

Al llegar la Policía Nacional, uno de los dos individuos ya estaba al volante del coche, sin placas de matrícula, y otro se introducía apresuradamente en el vehículo, en dirección a Doctor Esquerdo. Dos coches patrulla salieron en su persecución pero uno de los vehículos contra el otro entre Narváez y Fernán González, por lo que los ladrones consiguieron huir. Tras la colisión, a la altura del número 23 de la calle de O’Donnell.

Un mes antes, Herranz sufrió otro atraco -parecido, aunque no tan espectacular- en su concesionario de la calle Castelló 23. En esa ocasión, los ladrones se quedaron “enganchados” con el Mini que pretendía llevarse y el robo quedó frustrado.

Compartir

Deja un comentario