Interior provecha las vacaciones para echar a los últimos indignados de Sol

0
802

P. Horrillo.- Agosto ha comenzado en el centro de Madrid con una actividad inusitada: la Policía Nacional puso ayer en marcha un dispositivo de limpieza de los últimos vestigios que quedaban de los acampados en la Puerta del Sol. El punto de información del #15M y una estructura con manifestaciones artísticas fueron desmontados por grupos de limpieza mientras agentes antidisturbios sacaban de la plaza a los individuos que se resistían a salir de allí. Esta acción provocó que se convocara, vía Twitter y a través de las redes sociales, una concentración a las 20 horas.

Sin embargo, desde la media tarde de ayer (y hasta las 8 horas de esta mañana según informa Metro de Madrid), era imposible acceder al epicentro de la capital madrileña: ningún ciudadano podía llegar a Sol ni por metro, ni por cercanías ni a pie. Decenas de furgones policiales habían ocupado la plaza y los agentes, al acercarse la hora de la convocatoria para la protesta, fueron desalojando a los viandantes. El blindaje provocó que los comercios tuvieran que cerrar ya que nadie podía caminar por la vía pública.

Los diferentes accesos a la plaza (a través de las calles Montera, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, Carretas, del Correo, Mayor, Arenal, Preciados y Carmen) estaban cortados por furgones de la Policía y por filas de agentes que, en un porcentaje muy elevado, no llevaban la identificación reglamentaria y, ante la petición de algunos ciudadanos de identificarse, daban la callada por respuesta. Una joven preguntaba a los agentes “¿Dónde está vuestra identificación?” escrito en un globo que les mostraba. Algunas personas intentaron, en vano, conectar con la “humanidad” de los policías a los que apelaban a la razón: “Yo vengo después de trabajar cada día para luchar también por vuestros derechos; sois ciudadanos como nosotros, ¿cómo podéis estar ahí en vez de a nuestro lado?”, gritaba una mujer.

Muchas personas que no pensaba manifestarse y que, tan solo, habían ido a Sol a pasear o de compras, se vieron privadas de su derecho a la libre circulación. La razón oficial (que algunos agentes daban) era que no se podía pasar por la plaza “por seguridad”. Y, mientras gente de todas las edades se juntaba y gritaba consignas contra esta medida, un policía cámara en mano iba grabando las caras de los ciudadanos.

Vista la imposibilidad de concentrarse, los manifestantes se dirigieron a la Plaza de Neptuno donde se concentraron ante un potente dispositivo de la Policía. Más tarde, a las 23 horas, ese grupo se dirigió de nuevo a Sol aunque lo único que había cambiado era que, en algunos accesos, delante de los antidisturbios se habían colocado vallas. La decisión fue unánime “si no podemos estar aquí, nos iremos a la Plaza Mayor”, les gritaban a los agentes. Tras realizar a media noche una primera asamblea en esta otra céntrica plaza de la capital, unas 30 personas decidieron quedarse a pasar la noche. Sin embargo, esta mañana han sido también desalojados por la Policía.

Desde primera hora de la mañana, la redacción de ZonaRetiro ha intentado obtener alguna declaración por parte de la Delegación del Gobierno con respecto a las diversas actuaciones llevadas a cabo por la Policía durante las 14 horas de cierre de la Puerta del Sol en el día de ayer. Sin embargo, y pese a tener nuestros datos de contacto, el Gabinete de Prensa no ha dado ninguna respuesta hasta el momento. Asimismo, ni el servicio de información de la Comunidad de Madrid (012) ni el de atención al usuario de Metro de Madrid han dado explicación alguna por el cierre del intercambiador de la Puerta del Sol ni han podido adelantar si se producirán nuevos cortes en la jornada de hoy.

Compartir

Deja un comentario