“Ninguna empresa quiere gestionar una residencia porque no da dinero”

2 6

G. Bravo.- Los 22 trabajadores del centro de día del distrito de Retiro no cobran sus nóminas. Su situación es “desesperada”, y ni Ayuntamiento ni la empresa gestora del centro parecen tener intención de remediar la situación. En el número 22 de la calle José Martínez de Velasco, un edificio de ladrillos rojos alberga a 97 personas mayores divididas entre un centro de día y un bloque de apartamento tutelados, que pertenecen al Ayuntamiento. En estos bloques viven personas que no tienen los recursos suficientes para vivir solos. Los pisos incluyen cocina, y los inquilinos hacen su compra y cocinan, pero están atendidos las 24h los 365 días al año por personal especializado. En la otra parte del edificio está el centro de día, y ambas estancias están gestionadas por una empresa privada, la cual debió primero presentarse a un concurso de licitación. Para conseguir la gestión, la empresa ha de demostrar solvencia económica y subrrogar los contratos de los trabajadores existentes.

"Ninguna empresa quiere gestionar una residencia porque no da dinero" 1

La teoría funciona, pero la práctica es bien distinta. Nada más entrar, la empresa gestora, el grupo Aser, despidió al menos a dos personas, según los trabajadores del centro. “El primer mes lo pagó tarde, pero al segundo mes ya no nos pagó. Sucedió lo mismo con el mes de Agosto”, explica Pilar, una de las afectadas por los impagos, y que lleva trabajando cinco años en el centro como auxiliar de enfermería.

“No entedemos cómo una empresa que acaba de empezar la gestión de un centro, nada más adjudicada la contrata del Ayuntamiento, no lleve ni dos meses y ya esté empezando a faltar a pagar a los trabajadores. ¿Dónde está esa solvencia económica con la que el Ayuntamiento tiene que contar para adjudicar esta gestión?”, se pregunta.

"Ninguna empresa quiere gestionar una residencia porque no da dinero" 3

Las empresas gestoras de este tipo de centros obtienen ingresos directos del Ayuntamiento y de las personas que se benefician de sus servicios. En este caso, los 97 mayores que aquí viven o pasan el día destinan un porcentaje de su pensión al centro, que depende de los servicios contratados y de su renta. Los internos pagan religiosamente cada mes, y lo siguen haciendo; mientras que el Ayuntamiento paga cada 90 días (o tres meses). La empresa, que ya juega con esos tiempos a la hora de presentarse al concurso, debería contar la solvencia económica suficiente como para pagar las nóminas de los trabajadores.

“Somos conscientes de que el Ayuntamiento no paga mes a mes, sino cada tres meses, pero por lo menos deberían manejar eso y empezar la gestión a sabiendas de que tienen que pagar a los trabajadores durante tres meses antes de cobrar” reconoce María, que lleva 10 años como auxiliar de transporte en el centro y jamás había sufrido impagos por parte de las anteriores gestoras.

Cadena de impagos

"Ninguna empresa quiere gestionar una residencia porque no da dinero" 2La nueva empresa gestora, el grupo Aser, asegura que el Ayuntamiento les debe 53.000 euros, y la directora general del Mayor del Ayuntamiento de Madrid, Laura López de Ceraín, ha reconocido dicha deuda. “La respuesta de la empresa es: el Ayuntamiento no me paga, por lo cual, yo no os puedo pagar”, explica Nuria, terapéuta del centro desde hace cuatro años.

“Tenemos constancia de que esta empresa tiene problemas de pagos desde 2008. En otros centros de Madrid, en residencias que pertenecen a la Comunidad de Madrid”, confiesa Pilar. De hecho, basta con escribir grupo Aser seguido de la palabra “impagos” en cualquier buscador para encontrar testimonios, no sólo de Madrid, sino de toda España.

Pero la pregunta es: ¿por qué ha querido esa empresa entrar a gestionar un centro de día que está demostrado que nadie saca beneficio de esto? “Una cosa sí sabemos, y es que nadie se ha presentado al concurso de licitación de este centro de día. Pensamos que el Ayuntamiento podría haberle obligado a esta empresa a quedarse con el centro, aun a sabiendas de que no podrían pagar a los trabajadores, porque necesitan a alguien que lo gestione. Las empresas saben que el Ayuntamiento paga tarde, y saben que no hay dinero y que los bancos aprietan. Nadie quiere llevar una residencia”.

— · —


View larger map
750x200

2 comentarios

Deja un comentario