Carta al grafitero que llena de corazones la M-30

0
1521

S. R.- Desde hace unos meses, el gris hormigón de los muros de la M-30 ha comenzado a cobrar vida y palpitar gracias a las decenas de corazones que, dibujados de noche, se descubren cada mañana ante la mirada de las decenas de miles de madrileños que madrugan para ir a trabajar.

Los corazones, casi todos rojos pero cada vez más de diferentes colores, pueden verse entre el puente de Ventas y su conexión con la A-1, en el puente de Arturo Soria que atraviesa la A-2, en Las Tablas…

Carta de un madrileño anónimo dirigida al grafitero anónimo

“Querido heartffitero (grafitero del corazón):

publicidad

No sé quién eres, cómo te llamas, si eres hombre o mujer o si eres joven o viejo. Un poco como Yasss, que a veces soy él y a veces soy ella. O ninguna de las dos cosas. Quizás sea por eso, porque somos tan parecidos, que el crush ha sido instantáneo.

Algo tan simple y tantas veces visto como un corazón ha despertado toda mi atención. Un corazón rojo que destaca sobre los muros grises de las carreteras de Madrid. Un corazón que puede significar “te quiero”, o “ánimo”, o “estoy contigo” o “¡Viva el amor!”, qué más da. Un corazón que, en definitiva, me llega como un mensaje positivo.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de tus corazones, heartffitero? Que se esconden entre la multitud de graffitis a los que ya ni siquiera prestamos atención, pero que, si te fijas bien, ¡aparecen! No sé cuándo pintaste estos corazones, lo que sí sé es que, en cuanto vi el primero, empecé a ver otro, y otro, ¡y otro más!

Me gustas porque me hace ilusión encontrarte. Aunque a ti, lo que se dice a ti, te busco y no te encuentro. Esto de que los artistas callejeros vendáis tan bien el anonimato (mira hasta donde ha llegado lo de Banksy), aumentará la emoción, pero también la frustración de no saber a quién te estás dirigiendo. Así que aprovecho también esta carta para hacer un llamamiento: ¿darás la cara algún día? Lo veo difícil, ya que ni siquiera firmas tus piezas. ¡Pero de ilusión también se vive (y me encantaría conocerte)!

Por ahora me tendré que conformar con la ilusión de ver tus corazones, porque cada vez que descubro uno nuevo, no puedo evitar alegrarme. Porque me haces más llevaderas las mañanas, con su cansancio y sus atascos, y porque le pones un toque de color y emoción a las tardes, y porque me permites vivir la fantasía de pensar (sí, lo reconozco, alguna vez lo he pensado) que esos corazones han sido pintados para mí. ¡Porque no soy nada moñas y aquí estoy, escribiéndole la carta a un misterioso artista que solo pinta corazones!

Mi querido heartffitero, espero que tus creaciones sigan apareciendo allí donde más falta haga poner un poquito de corazón.

*Leer carta completa en Yasss

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.