Cayo Lara vive su propio ‘baño de masas’ durante un desahucio

0
271

P. Horrillo.- Prensa, radio y televisión acudieron en masa este miércoles a la calle Naranjo, en Tetuán, para cubrir un evento sin precedentes en Madrid: la oposición vecinal al desahucio de una familia. Según los datos del primer trimestre de 2011 ofrecidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en España se produce una media de 238 desahucios al día aunque no se vean en ningún medio de comunicación. Por lo tanto, la noticia no es el hecho de que una familia se quede en la calle por el impago de una hipoteca sino que un grupo grande de ciudadanos intente evitarlo.

Conscientes del impacto visual de una concentración de estas características, asistido por un potente dispositivo policial (9 furgones) y augurando el éxito del efecto llamada de diversos colectivos ciudadanos, la proliferación de medios con cámaras de fotos y de televisión, micros de todos los colores y grabadoras, ha resultado cuanto menos impactante; y su presencia, fue más evidente aún cuando el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, decidió cambiar su estátus de “presencia a título personal” por otro tipo más protagonista, lo que provocó una explosión de indignación entre los asistentes.

El día anterior, los convocantes le dijeron a Lara que cualquiera que deseara participar en la concentración sería bienvenido siempre que no viniera en representación de ningún partido político. Cuando los manifestantes vieron que Lara empezaba a hacer declaraciones a los medios, se gritaron consignas de rechazo a su presencia y las cámaras han localizado el nuevo objetivo. Todos se han apresurado a enfocar al representante de IU y el epicentro de la concentración ha cambiado de lugar: ahora la noticia era que un político era abucheado, otra vez.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid realizó la convoctaria que fue secundada y difundida por diversos colectivos surgidos del movimiento del #15M así como por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM). Este llamamiento dio sus frutos, ya que congregó a más de 500 personas delante del domicilio de Anuar, un padre de familia de 55 años que lleva dos en el paro y no puede afrontar los pagos de la hipoteca que contrajo con el BBVA. Anuar, a punto de sufrir una orden de desahucio, ha visto cómo el apoyo de sus vecinos conseguía aplazar la orden de desahucio que recaía sobre él y su familia, aunque lo medios hayan conseguido desviar los titulares.

[AFG_gallery id=’12’]

Fotos: Zonaretiro.com

Compartir

Deja un comentario