Afrontar gastos familiares imprevistos durante este 2017

0
54

Muchas familias afrontan el nuevo año con el lastre de lo gastado durante las fiestas que, aunque se hayan mantenido firmes con el presupuesto marcado, siempre suponen un gasto extra que no tienen mes a mes, por lo que enero es un mes marcado, claramente, por el ahorro. Relacionado con éste, cualquier imprevisto que surja y que lleve consigo un desembolso de dinero, supone un problema. Para ello, Credy 24 ofrece préstamos de bajas cantidades y de manera automática para poder hacer frente a esa inesperada situación lo antes posible.

Las familias, sobre todo las que tienen hijos, deben afrontar muchos gastos a lo largo del año. Inicialmente, suele haber picos, como por ejemplo, la vuelta al cole en septiembre ya que se deben comprar, prácticamente, todos los libros nuevos, la Navidad, o el cumpleaños. Y, si el hijo/a está en la edad y es practicante, mayo será un mes terrible económicamente hablando: el de la Comunión.

A pesar de estos picos, mensualmente deben seguir respondiendo a pagos de colegio, guarderías o pañales, actividades extraescolares o canguros, además de ropa, comida y gastos fijos de la hipoteca y la casa. Si los hijos son mayores, las tasas de la Universidad.
Por este motivo, tras uno de los picos mayores de gasto en la unidad familiar como son las Navidades o vuelta al cole, cualquier imprevisto que suceda como tener que cambiar la lavadora, el frigorífico, poner aparato a los hijos o sustituir cualquier pieza en el coche, supone un problema si no se dispone de ahorros o presupuesto para ello.

Es aquí donde los créditos rápidos suponen el alivio para muchos padres y madres. Este instrumento financiero se diferencia principalmente de los préstamos tradicionales por la cantidad. Así como en los bancos se conceden créditos altos, independientemente de la cantidad que se necesite, los créditos rápidos y microcréditos, parten de 50€ hasta 700€, dependiendo de la compañía con la que solicite.

Así, la familia podría disponer del dinero que realmente necesita sin tener que endeudarse con más del que requiere. Además, gracias a internet, solicitar un crédito se ha convertido en algo muy sencillo a golpe de clic, ahorrando tiempo en la gestión y en desplazamientos a las oficinas que, no siempre, sus horarios son compatibles con el horario de trabajo de los cónyuges.

Gracias al mundo online, la agilidad burocrática es tal que se puede disponer del crédito casi en tiempo real, pudiendo solicitarlo a cualquier hora, desde cualquier dispositivo con conexión. Para ello, el solicitante sólo tendrá que cumplimentar un primer formulario en el que se indica la cantidad que necesita y el plazo a devolver – en los créditos rápidos los plazos de devolución están muy acotados, entre los 20 y 30 días -. Tras haber marcado las preferencias, se deberán rellenar los campos personales, de ingresos netos, gastos mensuales, así como la información de la cuenta bancaria. Una vez terminado el proceso y tras recibir un mensaje al móvil con un código de autentificación, la cantidad solicitada se trasladará a la cuenta bancaria pudiendo disfrutar del dinero inmediatamente.

Compartir

No hay comentarios

Deja un comentario