Recoletos y Escuelas Aguirre repiten como las zonas con mayor ruido

0
303

P. Rodríguez.- Las dos estaciones de medición de contaminación acústica que han registrado los datos más altos de la capital se encuentran en el distrito de Salamanca: la Plaza de Recoletos (68 decibelios) y Escuelas Aguirre (68,2). Son las dos de Madrid capital que másse alejan de los 65 decibelios permitidos como máximo. Pero no han sido las únicas en superar el límite legal: les siguen Ramón y Cajal (67,5), Plaza de Castilla (66,3) y Cuatro Vientos (65,7). Las estaciones con menor contaminación acústica han sido la de la Casa de Campo (49,8 decibelios), Urbanización Embajada (55) y El Pardo( 57,8).

Tráfico en la calle Alcalá, junto al Parque del Retiro – Zonaretiro.com

Es por ello que la responsable de Medio Ambiente en el grupo municipal socialista Ruth Porta ha denunciado este domingo 14 de abril que, en 2012, seis de las veintiocho estaciones de la red de control han incumplido la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según la edil socialista, “el gobierno del PP sigue ignorando el problema del ruido en Madrid por los que los datos de contaminación acústica siguen siendo malos. Es incomprensible que los niveles de ruido se hayan mantenido en 2012 igual que en 2011, cuando el tráfico se ha reducido sustancialmente en la ciudad como consecuencia de la crisis económica”.

Para Porta “los datos de 2012 de la red municipal de control de la contaminación acústica confirman que más de 500.000 personas en Madrid soportan niveles de ruido superiores a los 65 decibelios que marca la OMS y pueden sufrir por tanto problemas en su salud como alteraciones nerviosas e insomnio. La pasividad del gobierno municipal en la lucha contra el ruido provocado por el tráfico es total: el número de inspecciones a vehículos y motocicletas ruidosas o que circulan sin silenciador es muy bajo, no se han tomado medidas para controlar el ruido de las obras y aislar las zonas sensibles como hospitales, residencias de mayores o centros educativos y otras áreas de sensibilidad acústica”.

publicidad

El artículo 34 de la Ordenanza Municipal de Protección contra la Contaminación Acústica del Ayuntamiento de Madrid, faculta a los Agentes municipales a inmovilizar los vehículos que circulen sin silenciador, con tubo resonador o con silenciadores distintos al modelo que figura en su ficha técnica, no homologados o modificados. “Las cifras de inspecciones acústicas a vehículos ruidosos son ridículas si las comparamos con el número total existente en la capital”, subraya la concejala del PSOE.

En 2013, el área de Medio Ambiente y Movilidad ha previsto hacer solo 550 inspecciones a ciclomotores y motocicletas ruidosas, cuando hay más de 180.000 en la capital, 550 a turismos, con un parque que supera 1.300.000 vehículos, 300 a camiones a pesar de que hay más de 158.000 y 10 a autobuses cuando en Madrid están matriculados más de 6.000.

Ruth Porta asegura que “la indisciplina y la impunidad en materia acústica en la capital es total. La ciudadanía sigue indefensa ante las agresiones acústicas como los bocinazos injustificados, las motos a escape libre o los autobuses ruidosos. Igualmente, los ciudadanos madrileños no están debidamente protegidos porque las denuncias por ruidos nocturnos no son atendidas con la suficiente diligencia por la Policía Municipal, que, o no acude ante las llamadas de los vecinos, o si lo hace, es con tanto retraso que el foco emisor del ruido ya ha cesado”.

La edil del PSOE va a solicitar que se ponga en marcha una campaña de choque contra el ruido, desplegando un fuerte dispositivo de inspecciones, “para lograr el cumplimiento estricto de la normativa”.

Compartir

Deja un comentario