Madrid sale a la calle al grito de “Esto no es una crisis, es el sistema”

0
178

P. Horrillo.- Como cada semana, los vecinos de la Guindalera, del barrio de Salamanca, se reunieron en la Plaza de San Cayetano para su asamblea general. Sin embargo, el pasado sábado, esta cita tenía un carácter especial: organizar la bienvenida de las marchas populares indignadas que llegaban a Madrid desde diferentes puntos de España tras semanas de caminata. Lo primero era organizarse para acercar comida al Parque Paraíso de San Blas, ya que muchos habían traído tortillas de patatas y hasta una mesa plegable, y había que saber de cuántos coches se disponía.

Así, los que pudieron, se acercaron a comer con los catalanes y aragoneses de la ruta nororiental. Otros vecinos se acercaron a las 18:30 horas a la Plaza de las Ventas desde donde el barrio recibió, oficialmente, la llegada de esta ruta que se celebró con abrazos colectivos entre canciones, música y aplausos. Unas 2.000 personas ocupaban ya las dos calzadas de la calle de Alcalá e iniciaron el camino hacia la Puerta del Sol, coreando “el pueblo, unido, jamás será vencido” y “de norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste”.

Los ‘indignados’ no se quisieron olvidar a un colectivo especialmente afectado por los recortes, como es el de los bomberos madrileños, por lo que la manifestación se detuvo antes de llegar a la Plaza Manuel Becerra para compartir unos instantes con estos funcionarios a los que aplaudieron y animaron.

El resto del recorrido hasta la Plaza de Cibeles se desarrolló en un ambiente festivo, con canciones y consignas, y animando a los transeúntes a participar de la manifestación. A su paso por el Palacio de Cibeles, nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, los ‘indignados’ realizaron una pequeña sentada y protestaron contra los recortes en educación y sanidad. Las mismas protestas se repitieron delante del Ministerio de Educación, antes de llegar a Sol.

A las 21 horas, se sincronizó la llegada de todas las rutas  de la “Marcha Popular Indignada”, en la Puerta del Sol. Por lo que el centro de Madrid se volvió a convertir en el epicentro de una gran movilización ciudadana. Miles de personas se reunieron, como ocurriera en las manifestaciones del 15 de mayo y del 19 de junio, para protestar contra un sistema injusto, en el que bancos y mercados dirigen a los gobiernos. Una vez más, volvieron a alzarse los gritos de “no nos representan” para reclamar un cambio en la sociedad y conseguir una España más democrática y plural. La gran afluencia demostró que el #15M está en plena forma aún cuando mucha gente está de vacaciones y el fin de semana elegido para la manifestación coincidió con el puente de Santiago.

[AFG_gallery id=’26’]

Fotos: P. Horrillo (Zonaretiro.com)

Compartir

Deja un comentario