El ‘alquiler garantizado’, una opción en auge en Retiro y Salamanca

0
350

P. Rodríguez.- El alquiler garantizado, una fórmula en el que la persona mayor es simultáneamente vendedora y arrendataria de su vivienda, a la vez que un inversor adquiere el inmueble y se lo alquila al propietario original, está cada vez más presente en los distritos de Retiro y Salamanca.

alquiler
La calle de Velázquez, en el barrio de Goya – ZR

El presidente de Grupo Retiro, Carlos Martínez Cerezo, ha explicado a Zonaretiro que, mediante este sistema, “de forma simultánea a la venta de la vivienda se constituye un contrata de arrendamiento, en el cual el vendedor de esa propiedad actúa como arrendatario o inquilino y el comprador lo hará como arrendador”.

En el alquiler garantizado o Sale & Lease Back, una persona mayor vende su casa y pasa a convertirse en inquilino de la misma hasta su fallecimiento o por el plazo que la persona desee, mediante contratos de arrendamiento tradicionales.

La persona que realiza una venta con alquiler garantizado recibe el dinero correspondiente al precio de la vivienda que tenga esa propiedad, si bien se suele aplicar un descuento sobre el precio de mercado, que varía en función de ubicación de la vivienda.

publicidad

Si la vivienda en cuestión es de titularidad compartida, este hecho no conlleva ningún inconveniente, “ya que el derecho a permanecer como inquilinos de la propiedad no se extingue hasta el fallecimiento de las dos personas o hasta que se decida dar por finalizado el arrendamiento por parte de la persona mayor”. Y, como en cualquier otro arrendamiento tradicional, “las obras de mantenimiento de la propiedad corren por cuenta del propietario”. Si el inquilino, antes propietario, quisiera hacer obras en el interior de la vivienda, tendría que contar con la autorización del propietario.

Según Martínez Cerezo, “es una magnífica opción para que las personas mayores mantengan el uso y disfrute de su casa siempre mientras vivan y a la vez dispongan de forma inmediata de una importante cantidad de dinero”.

Para calcular las cantidades que corresponden tanto al precio de venta del inmueble, que percibirá la persona mayor como un pago único, así como el de la renta mensual que deberá abonar al comprador, y futuro arrendador de la casa, hay que tener en cuenta diferentes parámetros como son: la fecha de nacimiento del vendedor, la ubicación exacta del inmueble, las características del mismo, y del edificio, la superficie y antigüedad de la vivienda, etc.

“Constituye una alternativa que satisface tanto los planteamientos económicos presentes como futuros de los mayores y les permite a la vez continuar disfrutando de sus viviendas de por vida manteniendo el arraigo a las mismas y a su entorno”, finaliza.

Compartir

Deja un comentario