Así está el Lago de la Casa de Campo sin agua

0
2581

S. R.- El Lago de la Casa de Campo está recibiendo estos días la visita de muchos curiosos en busca de la foto del lago sin agua. El Ayuntamiento de Madrid comenzó su vaciado el pasado 12 de diciembre de 2017 para acometer unas obras de mejora, pues el muro de contención presentaba numerosos desperfectos, como ha quedado acreditado al verse el mismo sin agua.

El vaciado del lago ha supuesto el sacrificio de miles de carpas y le ha reportado al consistorio numerosas críticas.

publicidad

El pasado 12 de diciembre de 2017 dio comienzo el vaciado del Lago de la Casa de Campo. El Ayuntamiento de Madrid pretende limpiar el vaso, que no se había vaciado desde 1982, construir un muro de contención, sacrificar las miles de carpas que lo habitan y repoblarlo con peces autóctonos.

Las obras, que costarán 2,6 millones de euros, acabarán en septiembre de 2018 y están motivadas por los graves desperfectos en la instalación, como los derrumbamientos de parte del muro perimetral, que han llegado a erosionar el terreno natural dejando al descubierto las raíces de los árboles próximos al agua. También se han detectado roturas y un alto grado de oxidación en las diferentes barandillas que rodean la instalación lacustre.

Aprovechando la actuación de renovación de muros, el Ayuntamiento llevará a cabo una intervención paisajística que pretende identificar los elementos característicos de las distintas zonas del lago, potenciándolos y ordenándolos a través de un proyecto integral que tiene el itinerario alrededor del lago como hilo conductor.

Se harán mejoras en la accesibilidad y se potenciarán todas las zonas del lago, diferenciándolas y dotándolas de una identidad propia.

Se aprovechará mejor la zona de pradera del lago y se adecuará el área del estanque junto a los restaurantes para reforzar su uso estancial, con un mirador y bancos corridos.

Para la rehabilitación del lago, se construirán dos tipos de muro, uno de escollera con bloque de granito en gran parte del perímetro del lago y otro estético de hormigón en la zona del embarcadero.

Una vez concluidas las obras, para el llenado del estanque se procurará utilizar recursos hidráulicos alternativos al uso del agua potable.

Actualmente el lago está repleto de carpas -común y royal-; carpín; percasol y gambusia, todos ellos especies invasoras.

El estudio estimó una biomasa de 6,5 toneladas de peces.

Las especies catalogadas como ‘exóticas o invasoras’ tendrán que ser sacrificadas y tratadas como resto de animales por un gestor autorizado conforme a la legislación vigente, Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y al Real Decreto 630/2013.

Por su parte, las especies autóctonas que se pudieran encontrar se trasladarán y soltarán en el río Manzanares.

Una vez rehabilitado el vaso y los muros del lago, se procederá a una repoblación gradual del mismo con especies autóctonas.

La primera vez que se vacía en 35 años

La última vez que se drenó fue el 11 de febrero de 1982, hace 35 años, siendo alcalde Tierno Galván.

En aquel año también se calculó que había miles de carpas (también se calculó en toneladas: 5.000, 1.500 menos de las que se cree a día de hoy que hay). Y 2.000 toneladas de carpas se trasladaron al estanque de Parque del Retiro.

En el fondo, aparecieron toneladas de basura, bancos, sillas metálicas, cajas de caudales y hasta una máquina registradora.

— · —

Compartir

Deja un comentario