Así será la transformación del entorno de Canalejas

0
316

F. Mollá.- Mejorar la estructura viaria, aumentar los espacios peatonales, remodelar los aparcamientos subterráneos para adaptarlos a la normativa de seguridad vigente y reubicar parte de las paradas de autobuses que actualmente se encuentran en la calle Sevilla. Son algunos de los objetivos de la modificación del Plan Especial de ordenación para la infraestructura subterránea destinada al transporte Sevilla-Canalejas y aparcamientos, aprobada inicialmente este jueves 17 de noviembre de 2016 por la Junta de Gobierno.

El ámbito afectado por el documento urbanístico suma una superficie sobre rasante de 25.440 m2 situados entre las calles de Alcalá entre los números 6 y 36, Sevilla, Cedaceros, Arbalán y Virgen de los Peligros, la Plaza de Canalejas, y la Carrera de San Jerónimo, entre Puerta del Sol y calle Cedaceros. A esta superficie hay que sumar 905 m2 situados bajo los edificios de la calle Sevilla nº 1, 3 y 5 calificados como dotacional para el transporte.

El origen del documento que este jueves ha recibido luz verde se sitúa en 2014, cuando se aprobó una modificación del Plan General por la que se viabilizaba la rehabilitación del conjunto edificatorio de Canalejas y se definían las bases para la implantación de una infraestructura de transporte en el subsuelo ampliado bajo los edificios. Ese mismo año se aprobó un Plan Especial para la implantación de esa infraestructura, pensada principalmente a albergar dársenas para autobuses urbanos públicos.

Sin embargo, una reflexión iniciada por un informe del propio Consorcio de Transportes ha concluido que el soterramiento de las dársenas de autobús no representa necesariamente una ventaja para el viajero sino que, al contrario, podría suponer una dificultad añadida, al obligar a un desplazamiento vertical que tendría un efecto disuasorio sobre un amplio colectivo de usuarios.

publicidad

Por otra parte, dentro de las políticas de movilidad sostenible y de restricción al tráfico rodado en la zona Centro, la oportunidad de contar con una parcela dotacional para el transporte colindante con un aparcamiento público, permite su utilización para cubrir distintas necesidades de la ciudad, que en la actualidad tienen dificultades para encontrar una ubicación en la proximidades de la Puerta del Sol.

La modificación del Plan Especial aprobada este jueves permitirá la implantación de ese nuevo contenido funcional de la infraestructura, que podrá albergar una plataforma logística de ruptura de cargas, estacionamiento de taxis, coches eléctricos de alquiler, bicicletas, vehículos de servicios públicos, etc.

El documento mantiene el objetivo de mejorar el espacio público, preservando la funcionalidad del transporte público en superficie. Para ello, se reorganizarán las líneas y paradas de autobuses, distribuyéndolas en el entorno, para evitar la actual concentración de las mismas en la c/ Sevilla.

Por otro lado, se reducirá el tráfico de paso atraído por la zona, estableciendo un área de prioridad residencial nueva, o ampliando las existentes, y se reordenarán los sentidos de algunas calles. Se mejorará y ampliará el espacio peatonal con la supresión de un carril de circulación en la Carrera de San Jerónimo y en otras calles del entorno, se peatonalizará la calle Echegaray y se reducirán o suprimirán las rampas de acceso gracias a las menores exigencias de los vehículos que usarán la infraestructura.

Esta modificación ha sido estudiada por las Comisiones de Patrimonio que han valorado favorablemente su menor impacto paisajístico en un entorno tan valioso.

También se prevé la remodelación integral del aparcamiento público construido en 1965, para adaptarlo a las exigencias actuales de accesibilidad y seguridad. El número total de plazas que propone el documento urbanístico aprobado hoy es de 590 plazas, con una reducción de 133 con respecto al aparcamiento anterior, pero aumentando las plazas de residentes, para atender la demanda insatisfecha en la zona.

El promotor del Complejo Canalejas ha solicitado coordinar sus accesos con los del aparcamiento público y esto supone un beneficio general, al disminuir las rampas en la vía pública, así como la afección a las fachadas protegidas. Para evitar la construcción de nuevas rampas, esa reordenación de los accesos que ya se producían desde el aparcamiento público, se complementa con la reforma y ampliación, a su costa, de la embocadura existente frente al número 17 de la calle Alcalá. La forma de colaboración en los costes, que se estima en el Plan Especial, se resolverá en la forma legal que proceda.

Tras esta aprobación inicial, el expediente se somete a un periodo de información pública de un mes, tras el cual se corregirá con las alegaciones que resulten estimadas y se aprobará definitivamente. En paralelo, se resolverá la concesión actual del aparcamiento público, para que el nuevo concesionario asuma la obra pública, consistente en la reforma del aparcamiento, así como las de la infraestructura subterránea y la urbanización superficial de la vía pública. Se prevé que la nueva infraestructura esté en funcionamiento en dos años.

Los costes estimados para esa obra pública ascienden a un total de casi veinte millones de euros (precio de contrata), aproximadamente el diez por ciento de ese coste corresponde a la urbanización en superficie. De este coste se ha excluido el millón y medio correspondientes a la reforma del acceso de Alcalá 17 que será de uso exclusivo para el Complejo Canalejas y se ejecutará a su costa.

Compartir

Deja un comentario