Las obras de ampliación de la Línea 10 y la Castellana empezarán en 2015

0
1352

P. Rodríguez.- La Operación Chamartín comenzará a ejecutarse en el año 2015 y las licencias de edificación estarán listas para 2016. Lo ha confirmado esta semana la delegada de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, Pilar Martínez, tras el acuerdo de disolución del Consejo Rector del Consorcio Urbanístico ‘Prolongación de la Castellana’ que da el relevo a las Juntas de Compensación, encargadas de impulsar y coordinar las tareas hasta ahora asumidas por el Consorcio para la Operación Chamartín.

Tras la aprobación del Plan Parcial el pasado 25 de febrero, se inicia el proceso de gestión del desarrollo urbanístico, que requiere la delimitación de las unidades de ejecución: serán los propietarios del suelo los encargados de la ampliación de la Línea 10 de Metro, la prolongación en 2,6 kilómetros de la Castellana y su conexión con la M-30 y M-40.

Desaparecerá la “barrera” que suponen las vías

Los dueños del suelo deberán desarrollar también los cuatro nuevos ejes transversales para garantizar la permeabilidad este-oeste, y el cubrimiento de 600.000 metros cuadrados de superficie ocupados por vías, contribuyendo así a eliminar la barrera creada históricamente por el ferrocarril a lo largo de más de cinco kilómetros.

Y el Ministerio de Fomento y ADIF se encargarán de la remodelación y ampliación de la estación de Chamartín, y la construcción de dos nuevas estaciones de Cercanías, que se suman al túnel para el AVE entre Chamartín y Atocha y la conexión con el aeropuerto de Barajas.

La operación costará 11.100 millones de euros y generará 699 millones de euros en el Producto Interior Bruto de Madrid y 1.584 millones en el de España, además de 20.000 puestos de trabajo, sostenidos durante los 12 años de ejecución del proyecto.

A largo plazo, 88.000 trabajadores se incorporarán a los espacios de actividad previstos dentro de ese ámbito y se generará un Valor Añadido Bruto de 7.236 millones de euros en 2022, según el Ayuntamiento de Madrid.

La zona de actuación de la prolongación de la Castellaña está situada al norte de Madrid y tiene una superficie de 312 hectáreas. Según el Plan Parcial, se destinan 1.200.000 metros cuadrados a oficinas, 542.000 a zonas verdes, 305.000 a equipamientos, 165.000 a hoteles y otros 165.000 a comercios, además de la construcción de 17.000 viviendas, de las cuales 4.000 serán de protección pública.

Compartir

Deja un comentario