Los vecinos de la Plaza Margaret Tatcher, en guerra contra Botella

0
1048

[BetterWeather-inline location=”40.4180,-3.6688″ inline_size=”large” icons_type=”animated” font_color=”#595959″ unit=”C” show_unit=”on” visitor_location=”off”][easy-social-share buttons=”facebook,twitter,google,linkedin,pinterest,pocket,print,mail,whatsapp,meneame” counters=”1″ counter_pos=”top” total_counter_pos=”none” hide_names=”no” fixedwidth=”yes” sidebar_pos=”left” print_text=”Imprimir” meneame_text=”Menéame”][ult_animation_block animation=”fadeInLeft” animation_duration=”3″ animation_delay=”0″ animation_iteration_count=”1″ opacity=”set” opacity_start_effect=”70″][td_block3 limit=”2″ custom_title=”En Portada”][/ult_animation_block]

S. R.- Olvidados ya los titulares originados por la nueva denominación de la plaza que hace esquina entre las calles Marqués de Zurgena, Goya y Paseo de la Castellana, frente al Hard Rock Café, el protagonismo de la todavía alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se le ha vuelto en contra entre el vecindario de la zona. Porque lo relevante, más que el nuevo nombre de este espacio que ahora homenajea a la ‘Dama de Hierro’, Margaret Tatcher, es el cambio urbanístico que sufrirá esta zona, como adelantó Zonaretiro.

Se derribará el pequeño edificio que se levanta en la plaza (en la foto) y se construirá uno de mayor superficie y altura, que albergará un museo en el que Banco Madrid (Banco de Andorra) mostrará sus obras de arte. Y esta ampliación de la edificabilidad autorizada por el consistorio, que ha tenido que modificar para ello una vez más el plan de urbanismo, quitará las vistas de las que hasta ahora disfrutan muchos vecinos que los bloques que dan a esta plaza y que ya no verán ni la Plaza de Colón ni el Paseo de la Castellana, por no mencionar que la fachada protegida de su edificio quedará escodida tras el gigante cuyas obras comenzarán próximamente.

El Código Civil regula el derecho a disfrutar de las vistas garantizando unas distancias mínimas entre edificios, reguladas por los artículos 580 a 585. Pero los vecinos no se pueden acoger a estas disposiciones, ya que existe una pequeña calle, la del Marqués de Zurgena, que los separa de la plaza Margaret Thatcher.

Calle Marqués de Zurgena, en su confluencia con Hermosilla - GM
Calle Marqués de Zurgena, en su confluencia con Hermosilla – GM

Contradicciones entre el poyecto visual y la documentación escrita

Los vecinos, además de elevar sus quejas públicamente, han alegado administrativamente que en el pliego de modificación y en el informe técnico no se indica el número de metros exacto que ganará el futuro edificio que, sean los que sean, disminuirán las vistas de las que disfrutan y restarán valor a sus viviendas.

publicidad

De las imágenes que han trascendido del proyecto se desprende que las tres plantas más sótano con las que actualmente cuenta se convertirían en cinco sobre rasante pero, analizando más a fondo las recreaciones elaboradas por el Área de Urbanismo, donde se baja la cota de suelo, se sobreentiende que se eliminarán las cubiertas piramidales y la forma del edificio, a la vez que desciende 1,10 metros la altura de suelo.

Veinte metros de altura con cornisa, cima del ascensor, antenas…

 

Esto es, mientras el proyecto visual simula que el inmueble crecerá hasta los 17,67 metros, la bajada de este metro diez lo dejaría en 16,57. Pero el documento indica una altura de cornisa de 20,50 metros a la que se podrían sumar “elementos salientes de instalaciones y casetón del ascensor”, así como chimeneas y antenas.

Asimismo, los vecinos denuncian que les quitarán los árboles, para sustituirlos por una lámina de agua.

Así será el nuevo edificio

Aprobada el pasado 30 de julio de 2014 por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid la modificación del Plan General para remodelar este enclave de 2.270 metros cuadrados, la zona acogerá un inmueble “más funcional, diáfano y vanguardista que albergará un espacio cultural privado en su planta baja, donde se podrán ver obras de arte propiedad de la entidad“.

hotel-nh-banco-madrid

Además del nuevo edificio, la intervención en el ámbito conlleva la obtención para el Ayuntamiento de la titularidad de la plaza. El objetivo es “transformar ese enclave en un nuevo espacio urbano de titularidad y uso público que acogerá esculturas de arte moderno procedentes de los fondos propiedad de la entidad bancaria, en exposición permanente, con oras de Tapiès, Miró, Picasso, Jaue Plensa, Albert Ràfolfs o Sorolla.

Será un lugar estancial “sin barreras arquitectónicas, diáfano y con una lámina de agua que lo recorrerá trasversalmente”. Con esta modificación, el Centro de Turismo Colón pasa, asimismo, a ser considerado como equipamiento singular. Es un espacio de 1.195 metros cuadrados bajo rasante y resultado de la transformación de un viejo paso de peatones bajo el paseo de la Castellana.

hotel-gran-melia-banco-madrid

El Ayuntamiento considera que puede ser un enclave “con posibilidades para convertirse en un contenedor cultura destinado a exposiciones y actividades de carácter cultural que excedan el actual uso de información turística”.

Con esta modificación, se podrá aumentar su superficie en 208 metros cuadrados.

[ult_animation_block animation=”flipInY” animation_duration=”2″ animation_delay=”0″ animation_iteration_count=”1″ opacity=”set” opacity_start_effect=”60″]

Dónde

[/ult_animation_block]
[BetterWeather location=”40.4180,-3.6688″ location_name=”Madrid” show_location=”on” show_date=”on” style=”modern” next_days=”on” bg_type=”natural” bg_color=”#4f4f4f” icons_type=”animated” font_color=”#ffffff” unit=”C” show_unit=”on” visitor_location=”off”]
Compartir

Deja un comentario