Atascos en la M30 y las salidas en el último fin de semana de julio

0
379

L. Torres.- La operación salida de vacaciones del último fin de semana del mes de julio ha comenzado este viernes 25 de julio de 2014 con retenciones en las principales salidas de Madrid, por exceso de tráfico en todas las carreteras principales de salida de la capital a excepción de la A-2, según ha informado la Dirección General de Tráfico (DGT).

Ha habido retenciones en la A-6, entre Pozuelo de Alarcón y Majadahonda y entre las Rozas de Madrid y Las Matas; y, fuera de la Comunidad de Madrid, en la localidad segoviana de Travesía de San Rafael, sentido La Coruña.

La carretera de Valencia presentaba también complicaciones a la altura de Rivas-Vaciamadrid y en Cuenca por exceso de tráfico y en otros dos puntos, debido a accidentes, entre Arganda y Perales de Tajuña y entre Tarancón y Villarubio en sentido Valencia, este último con cerca de 10 kilómetros de atasco.

publicidad

La circulación por la A-5, entre las localidades de Alcorcón y Móstoles, y en la A-1, a la altura del Circuito del Jarama, era lenta y lo mismo ocurre en la A-4, donde, según la DGT, empieza a deshacerse el embotellamiento que aún se mantiene a la altura de la localidad de Parla.

3,5 millones de desplazamientos 

La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 3,5 millones de desplazamientos para este fin de semana, el último del mes de julio, en el que continúa vigente el dispositivo especial puesto en marcha al inicio del verano con el fin de velar por la seguridad de los viajes que se realizan por carretera durante el periodo estival.

Por ello, además de incrementar los medios humanos y técnicos en servicio, respecto de los días laborables, se instalarán carriles adicionales mediante conos y se restringirá la circulación de vehículos de mercancías peligrosas, transporte especial y camiones de masa máxima autorizada de 7.500 kilos en determinadas carreteras, con especial intensidad circulatoria, en días y horas determinadas, con el fin de favorecer la circulación de vehículos en las vías más conflictivas, según detalla la DGT.

Además, ha indicado que ya está en funcionamiento el nuevo radar Pegasus que se suma a los tres ya en servicio y cuyo objetivo es controlar la velocidad en las carreteras, principalmente las vías convencionales, que son las más peligrosas y donde se produce el mayor número de accidentes y fallecidos. Este nuevo radar se incorpora a uno de los 12 helicópteros de los que dispone la DGT. Los cuatro Pegasus ya en servicio operan desde sus bases cubriendo la vigilancia de las carreteras, sobre todo secundarias, de Levante, Galicia, Castilla y León, Asturias, Cantabria, Zona Centro y Andalucía. Está previsto que en las próximas semanas un quinto Pegasus entre en servicio para cubrir así completamente todas las regiones españolas.

Desde que se puso en marcha el primer radar Pegasus, en marzo de 2013, hasta la fecha se han realizado 672 horas de vuelo, se ha controlado la velocidad de 13.458 vehículos y se ha denunciado a 2.064 conductores por circular a una velocidad superior a la permitida. Tráfico indica que cumplir con los límites legales de velocidad podría evitar una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico ya que, en 2013, fallecieron 1.680 personas en España.

En este punto, recuerda que la velocidad genérica máxima para turismos y motos en autopistas y autovías sigue siendo de 120 km/h; mientras que en carreteras secundarias es de 100 km/h o 90 km/h en función de la anchura del arcén, y en vías urbanas dicha velocidad genérica es de 50 km/h.

Compartir

Deja un comentario