El 100% de la flota de la EMT ya debería ser ‘verde’ en todo Madrid

0
208

F. Mollá.- El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Jaime Lissavetzky, ha exigido este jueves “el fin de los titubeos y de las tácticas de marketing medioambiental en relación a la calidad del aire de Madrid”. Según Lissavetzky, en 2011 no se ha tomado ninguna medida para atajar el aumento de los índices de contaminación, por lo que ha reclamado “políticas concretas y efectivas” a la primera edil, Ana Botella, en vez de escudarse -según él- en la situación anticiclónica para justificar los altos niveles de contaminantes.

En opinión del portavoz del PSOE, la inconcreción del Consistorio en esta materia es “palmaria” puesto que, a día de hoy, se desconoce el número y la ubicación de plazas azules del SER que se retirarán. “Ni siquiera sabemos cuándo”, ha apuntado. En similar situación se encuentran las plazas de color verde del servicio: “Se desconoce si aumentarán, disminuirán o se quedarán igual. Lo único que sabemos es que los madrileños van a pagar más por el SER y que el Ayuntamiento va a recaudar más”.

De igual modo, Lissavetzky considera que el gobierno municipal “debería sonrojarse cuando vuelve a anunciar que en 2014 los autobuses de las zonas de bajas emisiones se propulsarán con energías limpias, porque si hubiese cumplido sus compromisos adquiridos hace tres años, hoy el 100% de la flota de autobuses de la EMT debería ser verde en toda la ciudad y no solo en las zonas de bajas emisiones”.

Lissavetzky insiste en la tozudez de los datos: “Después de un año sin tomar medidas, la consecuencia es que en 2011 se registraron 45 microgramos/m3 de dióxido de nitrógeno, una cifra peor que los 44 alcanzados en 2010”. Por segundo año consecutivo, Madrid se encuentra fuera de los límites que marca la normativa europea, fijados en los 40 microgramos/m3, tal y como alertaron este miércoles desde Ecologistas en Acción.

485 catalizadores

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves la adjudicación de un contrato para instalar filtros de partículas con catalizador y tecnología SCRT en 485 autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) a lo largo de los próximos tres años, una iniciativa a la que se destinarán seis millones de euros (más medio millón para el mantenimiento durante toda la vida útil de los equipos, hasta 2018) y con la que se conseguirán reducir en un 37% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y un 25 por ciento las de partículas en suspensión.

La alcaldesa de la capital, Ana Botella, ha explicado en rueda de prensa la propuesta, la primera del Plan de Calidad del Aire 2011-2015 en ponerse en marcha, y con la que se “cumplirá estrictamente el exigente estándar Euro V para emisiones de vehículos a motor” en la “totalidad” de la flota municipal que circula por la Zona de Bajas Emisiones, que coincide con la almendra central.

Así, este año se instalarán los filtros en un centenar de vehículos, el año que viene se hará en otros 285 y en 2014 se completará el proceso con otros cien autobuses. En todos los casos serán vehículos Euro III biodiésel.

Compartir

Deja un comentario