Un 8 de marzo más

7
816

A. Valiente.- Es lamentable lo que ha pasado en Ponferrada. Que se haya consentido el alcanzar una alcaldía con el voto de un maltratador condenado. Es lamentable que a un maltratador condenado le estuviese permitido presentarse a unas elecciones.

mujer
Una mujer lee en el jardín del Museo Reina Sofía – Moyan_Brenn (Flickr)

Es lamentable que Cospedal piense que todas las mujeres han tenido, tienen y pueden tener las mismas oportunidades que ha tenido ella.

Es lamentable que Ana Mato, la ministra del ramo, no supiese que la violencia de género es la violencia que un hombre ejerce sobre una mujer por el hecho de sentirse superior a ella y pensar que le pertenece. Y lamentable es también que esta señora, la que no se dio cuenta que tenía un jaguar en el garaje, que en lugar de hablar de violencia de género o violencia machista, hablase de violencia en el entorno familiar.

Es lamentable que cada año mueran más de sesenta mujeres en España por esta repugnante causa. Es lamentable y dramático que la Comunidad de Madrid haya cerrado 6 de los 8 puntos de encuentro familiar y haya establecido tasas para su utilización. Estos puntos de encuentro son dispositivos esenciales para garantizar derechos de los hijos y seguridad para las mujeres.

Es lamentable que la Ley para la Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres que el presidente Zapatero defendió personalmente en el Congreso de los Diputados, que se aprobó pese a la abstención del PP y que le dedicó a las mujeres, haya quedado en agua de borrajas.

Es lamentable que la crisis sea la excusa para retroceder en el terreno de la igualdad entre mujeres y hombres, que aumente la brecha salarial hasta llegar al 30%, que se imposibilite la conciliación entre trabajo y familia, y que todos los indicadores, tanto de condiciones de trabajo como de paro, sean siempre más desfavorable a las mujeres.

Es lamentable seguir hablando de todo esto un 8 de marzo más.

* Ana Valiente es vocal vecina del PSOE en el Distrito de Salamanca.

Compartir

7 Comentarios

  1. Todo lo que dices es muy lamentable, pero también es lamentable que no digas nada del papel de la iglesia (ahora que está tan de actualidad) respecto de las mujeres. ¡Eso da para otro artículo!. Para el gobierno del pp las mujeres no iban a ser ajenas a los recortes. Este cambio de modelo social que están llevando a cabo ¡ en definitiva, eso es el capitalismo!, puede que no tarde en pedir, o exigir, a las mujeres que se queden en casa para cuidar del marido, de los hijos y de los mayores. No quiero dar pistas, pero a este gobierno seguro que esa idea le parece estupenda para acabar con la crisis y, además, tanto la iglesia como los meapilas del pp, estarían encantados. ¡Todo se andará!. A propósito de la iglesia, les voy a dar una idea a esos purpurados cavernarios, que mañana se encierran para elegir papa, a ver si el espíritu santo, en forma de gaviota, les ilumina y eligen papa a un civil que pueda limpiar y adecentar esa cueva que es el vaticano. ¡¡Y, si eligen papa a un mujer, ya lo bordan!!!.

  2. Las mujeres Si tenemos precio, nuestro precio es la igualdad.
    IGUALDAD de oportunidades, de pensamiento, de trato, de sueldo, de poder vivir, de tener nuestra opinión, de grandes responsabilidades, de lucha, de libertad, de querer, de decir que No ó que Si, de poder elegir, de conciencia, de tener necesidades, de equivocarnos, etc …
    Porque somos diferentes, exigimos igualdad.
    ¡Feliz 8, 9 10 11, 12, 13 …………..!

  3. Totalmente de acuerdo con la autora de este blog Ana Valiente, que como puedo comprobar hace honor a su apellido. VALIENTE es lo que mejor define a cada de las mujeres que este artículo nombre como lamentables acciones contra ellas. Podremos algún día no tener que señalar a nadie por sus acciones lamentables hacia el propio colectivo como es el caso de las señoras Cospedal y Mato, entre otras de su partido? podremos también nosotras parar “el todo vale” para que un alcalde se haga con una alcaldía como el caso de Ponferrada con el voto infecto de un acosador… Y podremos finalmente erradicar la violencia contra la mujer, la discriminación etc? Lo conseguiremos algún día? Yo no pierdo la esperanza con VALENTIA todo se puede.

  4. Efectivamente el papel de la iglesia en todo esto se encuentra muy poco difundido.
    Primero, porque se nos olvida que todas las campañas contra el oborto, contra el divorcio, por la familia, etc. no dejan de tener una base común y es que las mujeres siempre se encuentren sometidas a un padre, hermano, marido, juez, médico, etc.
    Tienen que seguir siendo el último reducto de esclavitud.
    Por supuesto, no pueden decidir ni sobre su maternidad, no se subleven.
    El capitalismo y el fascismo, como siempre, encantados con la iglesia. Los que piensan en la lucha de clases como del obrero contra el patrón, quedan obsoletos. Es la mujer el último eslavón en la cadena de explotación en todos los continentes y aunque parece que una mujer occidental no se parece en nada a una de otro continente, no hay más que ver a las pepereas, que no parecen otra cosa más que putas de lujo, mientras se creen libres y encima motivadas.
    No hay más que ver la actitud e algunos curas frente a las mujeres. La soberbia con la que las tratan, para recordar que hicieron del hombre un ser caído y de la mujer, una excerecencia de su costilla. Nunca se han enterado de nada. Demasiado desprecio a las antiguas tradiciones matriarcales, que tenían a la mujer por reina y diosa de la creación. No consuela que ellos se lo pierdan. Que no puedan gozar del placer supremo de estar con bestias de mujeres diosas.

  5. Celebro su recordatorio del 8 de marzo. Me ha gustado mucho. Y efectivamente es lamentable que todavía hoy todo eso demuestre que la inmensa mayoría de los pertenecientes al sexo masculino aún no han descubierto que tienen cerebro, sólo testículos…y de ahí que algunas (por ser un poco amables) peperas parezcan eso que dice Bradomin. Y efectivamente es lamentable que uno de los pocos hombres con cerebro, es decir Zapatero, no esté hoy en el Parlamento.
    Así va la historia, así va la crisis y así siguen muriendo muchas mujeres en el mundo civilizado, por no hablar de otros paises en Africa donde las víctimas de los descerebrados son niñas.

  6. Lamentable es que tenga que existir el 8 de marzo para que nos demos cuenta de que lo realmente lamentable es, que a pesar de la legislación, los otros 364 días del año, el asunto de las condiciones laborales de las mujeres pasa desapercibido más allá de las que lo sufren. Lamentable es que por miedo a perder el trabajo éstas no denuncien a la inspección de trabajo o a los sindicatos (pausa para reír), la brecha salarial con sus compañeros varones.
    Va a sonar raro, pero tenemos que dejar de ver en lo que al aspecto laboral se refiere, a la mujer como tal, tenemos que aprender a verlas como personas, sin género, lo mismo que a los varones, igual de válidas o igual de inútiles, y así, tal vez algún día, sepamos respetarlas y hacer que se las respete.

Deja un comentario