Seis encapuchados roban 200 bolsos de Loewe en Serrano con Jorge Juan

0
773

Zonaretiro.com.- El domingo 20 de mayo por la noche, seis encapuchados alunizaron su vehículo contra la tienda de la firma de bolsos y complementos Loewe de la Milla de Oro, ubicada en la calle Serrano, esquina con Jorge Juan. Rompieron el escaparate y se llevaron 200 bolsos de lujo de su interior.

El escaparate de Loewe de Serrano, la tarde posterior al robo - Zonaretiro.com

Tras el robo, se dieron a la fuga a toda velocidad en dirección a la Plaza de la Independencia, situada a apenas 200 metros de la tienda.

Según informa la Jefatura Superior de Policía, los bolsos robados están valorados entre 500 y 3.000 euros cada uno y los ladrones de momento no han sido detenidos.

El distrito de Salamanca, paraíso de los aluniceros

publicidad

El distrito de Salamanca es uno de los distritos madrileños donde más alunizajes se producen. Sin ir más lejos, hubo un robo similar a principios de año: fue en la tienda de Carolina Herrera de la misma calle Serrano, esquina con Villanueva. Allí, en la madrugada del 5 al 6 de enero una banda de aluniceros sustrajo 25 bolsos. Aunque no trascendió el valor exacto del botín, el montante pudo superar los 30.000 euros.

Y sólo unas semanas antes, a finales de 2011, hubo otros alunizajes en la tienda Movistar de la calle Alcalá y en la perfumería Juteco de Diego de León con Conde de Peñalver. También hubo robos producidos con la misma técnica en dos joyerías de Serrano y Alcalá y un nuevo caso en una tienda de ropa en Núñez de Balboa.

Botín rentable de fácil salida en el mercado

No muy lejos de alli, ya en el distrito de Retiro, la tienda de telefonía de Orange en la calle Narváez fue objetivo de los aluniceros en febrero por cuarta vez en apenas tres meses, y una joyería de Mariano de Cavia corrió la misma suerte en marzo.

Los alunizajes son una modalidad de robo con fuerza, y no constituyen en sí un tipo delictivo diferente. Están tipificados en el artículo 238.2 del Código Penal “rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana”. Las bandas organizadas y especializadas en este tipo de delitos pueden ser imputadas por robo con fuerza, robo o hurto de vehículos y un delito contra la seguridad vial, en el mejor de los casos, cuando tratan de huir temerariamente por vías urbanas.

Económicamente es un delito cuyo botín es muy rentable; mercancías de precio medio-alto y de fácil salida en el mercado (joyas, relojería, cosmética, ropa, etc.), vendidas a precios irrisorios. Adicionalmente, es difícil que el comprador final sea imputado por un delito de receptación (comprar con ánimo de lucro mercancías provenientes de delitos contra el patrimonio), lo que constituye el plus adicional para que los ciudadanos de a pie, compren a precio de saldo bienes de consumo que de otra manera no hubiesen adquirido.

— · —


View larger map
Compartir

Deja un comentario