Sindicalistas y funcionarios se encaran a las puertas del Nº6 de Pío Baroja

1
283

G. Bravo.- El polémico traspaso del número 6 de Pío Baroja –concedido desde el Ministerio de Trabajo a CC.OO.– ha pasado de las pancartas a las manos. Este miércoles, alrededor de las 09:30 horas, varios agentes de la Policía Nacional tuvieron que intervenir en una trifulca entre algunos funcionarios que actualmente trabajan en este edificio -y que se niegan al traslado- y casi un centenar de sindicalistas de CC.OO. que acudieron a la zona durante en el acto de ‘entrega del edificio’.

Según han informado a Zonaretiro algunos de los funcionarios involucrados en el suceso, el pasado martes 18 se extendió el rumor de que la planta baja del número 6 de Pío Baroja sería ‘entregada’ personalmente por el subsecretario del ministerio José Mª Luxán al sindicato al día siguiente -miércoles 19-, por lo que decidieron adelantar su rutina de protestas (programada desde hace semanas a las 12:00 del mediodía, los lunes, miércoles y jueves) a las 09:00h, en un intento de coincidir con el subsecretario; con el que aseguran llevar más de cuatro meses intentando contactar.

“Nosotros bajamos a manifestarnos como todos los miércoles de forma pacífica, pero sin saber muy bien cómo, la protesta se transformó en un intercambio de insultos e improperios en el que participaron casi un centenar de sindicalistas y piquetes en actitudes muy violentas y que se saldó con varios compañeros heridos con magulladuras y contusiones, algunas crisis de ansiedad y varios cristales rotos”, reconoce una de los funcionarios involucrados.

publicidad

Al parecer, los problemas comenzaron cuando los cerca de 100 sindicalistas que estaban en la acera de enfrente intentaron “entrar agrupados y con violencia en el edificio”. Según los mismos testigos, los funcionarios no pudieron reaccionar y quedaron en medio de las dos puertas de acceso, que se abren hacia fuera. En el incidente no faltaron empujones, codazos y patadas. Al menos cuatro furgones de la Policía se acercaron a la zona para calmar lo ánimos, aunque finalmente no hubo detenidos.

Mientras, según algunos testigos del sucesos, el subsecretario Luxán observaba todo el proceso desde la acera de enfrente, para más tarde abandonar el lugar sin prestar declaraciones.

La mudanza continúa

El Ministerio que dirige Valeriano Gómez ha cedido el edificio gubernamental como ‘patrimonio sindical acumulado’ y los 210 trabajadores que hasta ahora se encontraban aquí tendrán que abandonarlo, presumiblemente para continuar sus labores en el número 31 de la calle Infanta Mercedes. Por su parte, CCOO instalará la Federación de Enseñanza, que actualmente ocupa unas oficinas en la plaza de Cristino Martos, en Moncloa, que están afectadas por aluminosis.

Los trabajadores de Pío Baroja se niegan al traslado, alegando que la entrega de los edificios del patrimonio sindical acumulado a las organizaciones empresariales y sindicatos de trabajadores sólo puede producirse cuando estos estén vacíos. De hecho, según fuentes cercanas a la operación, éste sería el primer caso en el que el Gobierno cede un edificio como ‘patrimonio sindical’ estando éste en uso.

La Federación de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración General del Estado (FEDECA) ya ha interpuesto un recurso alegando que no se dan las circunstancias para llevarlas a cabo.

Zonaretiro ya intentó entonces ponerse en contacto con el departamento de prensa del Ministerio de Trabajo pero sus responsables prefirieron no ofrecer ninguna declaración al respecto.

“Dudamos mucho de la legalidad del proceso”

Los funcionarios de Trabajo aseguran dudar de la “legalidad del proceso” dado que llevan semanas intentando recibir explicaciones por parte de Trabajo y del subsecretario José Mª Luxán y todos parecen dar la callada por respuesta.

“Creemos que es necesario justificar por qué 30 años después de la repartición del patrimonio sindical se cede este edificio, cuando lleva utilizándose para otros propósitos mucho tiempo y se acaban de hacer reformas estructurales destinadas al trabajo que se hace aquí. Sobre todo cuando jamás se ha cedido un inmueble ocupado y cuando saldría mucho más barato arreglar el que ya tienen o mucho menos traumático utilizar uno vacío”, explicó una de los funcionarios.

Mientras, varios trabajadores han colmado de pancartas la entrada y las ventanas. Aunque aseguran no tener pruebas para demostrar lo que les está pasando, entienden la operación como una gratificación del Ministerio de Trabajo al sindicato y las prisas en el proceso, por las elecciones del 20 de Noviembre, tras la cuales no hubiera sido posible el traspaso “porque el PP no lo hubiera permitido”, sentencian las mismas fuentes.

Este diario se ha dirigido en repetidas ocasiones al departamento de prensa de CCOO y éstos han rehusado hacer declaraciones.

Compartir

1 Comentario

  1. Es un premio más de este desgraciado Gobierno al silencio de los Sindicatos ante los 5 millomnes de parados. Poco se han movilizado ante esta situación, en este año que vamos cada vez más deprisa cuesta abajo, pero sí que se mueven ante cualquier paso que da la Comunidad de Madrid. Está claro que van derechos ante la consigna de machacar como sea a Esperanza Aguirre y a cualquiera del PP. ¡Se os ve el prumero, caraduras…!
    Dios quiera que sean otros los que nos gobiernen a partir del 20 de nov. porque como salga el Pérez… vamos listos, con lo que sabe el “pollo”, digo el “faisán”…
    Qué malas artes trae consigo el elemento; desde los Gal hasta el faisán. Y encima sabe cómo arreglar España, ¿por qué no lo arregló todo en estos 8 años…? Lo dicho, no tienen vergüenza a ningún nivel.

Deja un comentario