Detenido el autor de los disparos en Juan de Urbieta

0
278
Calle Juan de Urbieta

F. Mollá.- La Policía Nacional ha detenido al hombre de 72 años que disparó el domingo 19 de marzo de 2017 con una escopeta de caza a una mujer en un domicilio en la calle Juan de Urbieta, que perdió dos dedos a causa del impacto de bala, y pasará a disposición judicial previsiblemente este martes acusado de tentativa de homicidio.

Según han explicado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, el arresto de este hombre y la persona que le acompañó (un joven de 35 años) cuando se dio a la fuga tras disparar a la mujer se produjo cuando ambos trataban de recuperar el coche que dejaron abandonado en la calle Antonio Leyva.

La Policía Nacional desplegó un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de la zona con agentes de paisano, un despliegue que al final dio sus frutos cuando, sobre las 16 horas del día de los hechos, regresaban para volver al coche. En el vehículo se han localizado ocho cartuchos y una pieza de la escopeta, pero no la escopeta con la que se produjo los disparos.

Por otro lado, el hombre de 35 años ha sido puesto en libertad tras prestar declaración mientras que el hombre de 72 prestó declaración durante este lunes y previsiblemente pasará a disposición judicial este martes, acusado de tentativa de homicidio.

Según las pesquisas, el detenido llegó al domicilio en estado de embriaguez sobre las 3 horas de la madrugada del domingo a la vivienda donde se encontraba una mujer de 39 años con su hija de 26 años, que resultó herida en el muslo por las esquirlas que desprendió la bala, pidiendo pernoctar en su interior, ya que había vivido anteriormente alquilando una habitación.

Posteriormente, se produjo una fuerte discusión poco después y el anciano disparó contra la mujer de 39 años. Entonces, el ya detenido se dio a la fuga con el hombre de 35 años que le acompañaba en el coche que luego abandonaron.

La víctima del disparo, que perdió dos falanges de la mano por el impacto, fue trasladada al Hospital Gregorio Marañón.

Compartir

Deja un comentario