Las carteristas del ‘Clan de las Bosnias’ vuelven a actuar en Madrid

1
314

C. Linares.- La banda de ladronas que llevaba delinquiendo en el Metro de Madrid más de 10 años y a quienes en febrero de 2013 un juez prohibió la entrada en el suburbano, ha vuelto a actuar en la capital, esta vez en el exterior, en el centro de la capital.

clan-bosnias-carteristas

Han regresado de Barcelona, donde han actuado en los últimos meses, según informa la Policía de Madrid.

Su líder, Raifa I., de 30 años de edad, es la más veterana del grupo y se encarga de coordinar los robos, distribuyendo al resto por “las zonas de trabajo” y “marcando” a las víctimas.

publicidad

En un escalón inferior se encuentra Zahida I, de 36 años, dedicada exclusivamente a perpetrar las sustracciones gracias a su experiencia en “picar” carteras. Por último, la función de distraer a la víctima o tapar la acción para que nadie se percatara del robo, es realizada por las otras tres mujeres.

Método del tapón 

Su modo de actuar era siempre el mismo. Las cinco mujeres viajan hasta las estaciones más frecuentadas de la ciudad, donde intentan pasar desapercibidas simulando ser turistas y, una vez seleccionan a su víctima, casi siempre cargada con maletas o mochila, ponen en práctica diferentes técnicas para cometer los hurtos.

Una de estas técnicas es la conocida como el “método del tapón”. Aprovechan la subida o descenso de los viajeros de los vagones, al tiempo que varias de las arrestadas usaban su propio cuerpo para propiciar una leve aglomeración de personas. En ese momento, Zahida pone en práctica su habilidad y aprovecha la situación para apoderarse de los efectos de algún usuario del Metro.

En otras ocasiones, las detenidas se coordinaban y cometían el robo cuando la víctima subía por las escaleras y, al cargar con el equipaje, descuidaba sus pertenencias.

En todos los casos, y una vez con la cartera en su poder, una de ellas abandona el lugar rápidamente utilizando una chaqueta o periódico a modo de “muleta” para esconder el objeto sustraído. Cuando se considera fuera de peligro coge el dinero y se deshace de la cartera, arrojándola a una papelera o por el hueco del ascensor. Finalmente, de forma inmediata, reparte el beneficio obtenido con el resto.

Estas Navidades, las carteristas han vuelto a ser vistas en la zona centro.

Compartir

1 Comentario

  1. Es una verguenza que estas sinverguenzas continuen robando a los pocos turistas que llegan a Madrid. Gallardón en vez de legislar contra el aborto, debería legislar contra esta gentuza.

Deja un comentario