El cantante de Pignoise recibe una paliza en la Discoteca Fortuny

1
1604

Álvaro Benito, al salir de un concierto - Pignoise

L. Migas.- El sábado 5 de mayo (la noche del viernes 4 al sábado 5) un famoso se vio envuelto en una sangrienta pelea en la discoteca Fortuny, del distrito de Salamanca. El exjugador del Real Madrid y cantante del grupo Pignoise, Álvaro Benito, resultó herido en la misma, según informa el columnista de La Razón Miguel Temprano.

La versión de Temprano apunta a que fue el artista quien inició el enfrentamiento, pero él ha denunciado haber recibido una paliza

Según este informador de asuntos del corazón, los hechos ocurrieron así en la discoteca que regenta el marido de Mar Flores:

Noche del viernes, 4:00 am, discoteca Fortuny, aforo casi completo. Dos amigos, que han acudido con un grupo de chicos y chicas de su edad a tomar copas, se encuentran en los baños de la planta baja del local. No están solos: hay más clientes. Se abre la puerta y entra Álvaro acompañado de un amigo echando pestes de lo «pijo» que es el local y criticando el color de piel y la indumentaria de los presentes. Entre otras cosas, provoca diciendo: «Mira al negro de rosa meando…». El aludido decide no callarse: «Cada uno tiene su estilo. Tú llevas el pelo como Callejón y no pasa nada». La pelea de gallos está servida. Entonces entra en acción Álvaro, que se acerca al chico de la camisa rosa y le anuncia: «Vas a cobrar». Mira a su amigo rubio y continúa insistiendo: «Éste va a cobrar».

Comienza una pelea absurda en la que vuelan vasos, puñetazos, codos, rodillas y patadas. Ante tal escándalo y griterío, una camarera del local que se encontraba en la cocina abre la puerta del baño y escucha a los dos jóvenes, que están siendo agredidos por el acompañante de Álvaro: «Por favor, ayúdanos, sácanos de aquí… ¡Nos van a matar!». Uno de ellos sangra por la nariz abundantemente y tiene un fuerte golpe en la cara. La chica los saca de allí y, cuando llega el encargado, salen a la calle sin atravesar el local, a través de una puerta secreta.

Cuando la camarera y el encargado regresan a los baños masculinos, Álvaro y su amigo continúan dentro. Las paredes y el suelo están teñidos de sangre. El encargado me comenta que «aquello parecía “La matanza de Texas”». El amigo rubio del cantante le sujeta la frente con la mano para contener la hemorragia: Álvaro también ha recibido lo suyo. Cuando salen, el SUMA llega para hacer su trabajo. El equipo sanitario que le atiende no reconoce ni al cantante, ni al futbolista: Álvaro es un herido más que, entre cura, punto va y punto viene, se lamenta diciendo: «En qué momento… ¡Tengo que aprender a estar callado!».

(…)

Todo este folletín no acabó en funeral gracias a una de las camareras de Fortuny que, escuchando la que se cocía en el baño, entró y paró la pelea, sacó a los dos «niñatos» y avisó a la seguridad del local, que actuó de inmediato.

Barra de la zona de copas de la discoteca - Fortuny

Dos días después de la información de Temprano se ha conocido que Benito ha presentado una denuncia ante la Policía contra los dos presuntos responsables de propinarle una paliza hace unos días en una discoteca madrileña, que le ocasionó diversas lesiones en el rostro.

publicidad

Según el comunicado emitido por el cantante, la denuncia deja expresa constancia de los daños y perjuicios económicos causados por la agresión, tanto para el cantante como para su grupo, al verse obligados a cancelar los compromisos profesionales contraídos anteriormente para próximas fechas, que se reclamarán judicialmente.

Según el texto, fue agredido con un vaso en el rostro, cuyo impacto le produjo tres heridas incisas -en párpado inferior, región frontal y puntal nasal- por las que ha precisado distintas suturas en todas esas zonas.

También ha denunciado que recibió una “batería de puñetazos en el rostro, en ambos pómulos y nariz, pendientes de valoración médica” y que él fue “el único atendido en los baños al haber resultado conmocionado por la paliza y por la gran cantidad de sangre perdida por los cortes”.

El cantante estaba acompañado de un amigo en el momento de los hechos, quien prestó declaración como testigo en sede policial, y ha explicado que la agresión fue propinada sin mediar por su parte “ningún tipo de provocación previa, ni actitud desafiante”. Según su versión, fueron los presuntos agresores quienes al reconocerle empezaron a proferir diversos insultos hacia él por su aspecto y por su estilo musical en Pignoise.

Cuando giró “el rostro para pedir explicaciones” por los insultos, le propinaron un golpe en la cara “con un vaso de cristal” que le dejó tumbado en el suelo donde recibió más golpes de los dos presuntos agresores.

“Hasta la fecha no se ha procedido a notificar al denunciante denuncia alguna contra él y tampoco se le ha tomado declaración como denunciado”, señala el comunicado, que añade que, en el momento de formular la denuncia, Álvaro Benito aportó todos los certificados y partes médicos que se encontraban en su poder.

El texto aclara que de todos los informes médicos aportados a diligencias policiales no se desprende la existencia algún tipo de “signo, señal o contusión en manos, nudillos, brazos o antebrazos que puedan hacer sospechar que Álvaro Benito pudiese haber participado de forma activa en la agresión”.

— · —


View larger map
Compartir

1 Comentario

  1. Lo que no entiendo es como se nombra a este tal Álvaro y no se nombra a los dos chicos de buena familia que salieron corriendo despues de pelear por la puerta de atras. Se vé que estos no querían salir en la información y tampoco que sus “honradas familias” tuvieran que ir a buscar los a comisaria.

Deja un comentario