Un vecino de Ventas intenta provocar el aborto de su hija

0
291

F. Mollá.- Este jueves 23 de febrero han sido detenidos en Madrid un hombre de 47 años y un joven de 24 años por agresiones. El hombre es el padre de la pareja del joven y estaba golpeando el vientre de su hija, de 16 años, embarazada del joven, para lograr que abortara, cuando el joven le agredió a él. Le provocó una posible fractura de cráneo con una garrota.

Pese a los golpes en la barriga, el feto -de cuatro meses- no resultó dañado y la gestación evolucionaba con normalidad, como constataron los médicos del Gregorio Marañón que atendieron a la menor.

El suceso tuvo lugar a las 00.10 horas del jueves en una vivienda de la calle de San Gumersindo, en el barrio de Ventas.

Según el relato de la joven, de su novio y de la madre de éste, el padre de la menor, que, al parecer, se oponía a la relación sentimental que mantenía su hija, acudió a la casa donde se encontraba la pareja viendo la televisión, en estado de embriaguez y golpeando insistentemente la puerta.

publicidad

Cuando le abrieron, el hombre, Luis C.M., de 47 años, comenzó a proferir insultos y amenazas al novio de su hija y a ésta, entre ellos “gitano te voy a matar, voy a matar a tu hijo”, “puta” o “tienes que abortar”.

Luis, según las declaraciones policiales, agarró a su hija por el pelo y llegó a dar patadas en el abdomen de la embarazada.

El novio de la menor, Isaac M.E., de 24 años, intentó defenderla de los golpes y con una garrota golpeó en la cabeza a Luis, al que los agentes de la Policía Nacional encontraron en al calle sentado en el suelo, con un profundo corte en la cabeza e intentando tapar la hemorragia con un pañuelo.

Una unidad del Samur-Protección Civil asistió al hombre y le trasladó al hospital de La Princesa con una posible fractura en el cráneo y pronóstico reservado.

Luis relató a los agentes que había sido agredido cuando fue a buscar a su hija embarazada de cuatro meses, ya que creía que la tenían retenida contra su voluntad.

Tras la pelea, la pareja huyó a la carrera del domicilio, pero poco después fue interceptada por una patrulla policial cuando regresaban a la casa.

Isaac, que ya contaba con detenciones anteriores, relató lo sucedido y reconoció que había agredido al padre de su novia con una garrota, si bien de momento no ha podido ser encontrada por los agentes.

La chica, por su parte, manifestó que su padre la había golpeado en varias ocasiones, aunque no dijo de qué forma; y declaró que su progenitor quería que abortara, no la dejaba salir de casa y la privaba del teléfono móvil.

Además, aseguró a los agentes que prefería vivir con los padres de su novio porque los suyos no aceptaban la relación y que su voluntad era proseguir con el embarazado y tener a su bebé aunque se opusiera su familia.

Ya en diligencias posteriores, ninguno de los dos detenidos quiso prestar declaración ante la Policía en espera de hacerlo en el juzgado correspondiente.

— · —

Compartir

Deja un comentario