Suciedad y capitalismo

0
174

C. Muñoz*.- Cualquier vecino de nuestro distrito de Retiro y de Madrid habrá podido comprobar cómo en los últimos años nuestros barrios están cada vez más sucios. No es que los madrileños nos hayamos descuidado, todo lo contrario. Una vez más, los que se han descuidado son nuestros gobernantes del Partido Popular. Como prácticamente todo elemento colectivo de una ciudad, la creciente suciedad de las calles es efecto de decisiones políticas: decisiones ideológicas y de gestión directa de los recursos comunes.

Situación de la calle Maíquez el 20 de noviembre de 2012 – Zonaretiro

Somos muchos los que en los distintos distritos de Madrid venimos alertando sobre las decisiones del Ayuntamiento en cuestiones de limpieza, sindicatos, plataformas de servicios públicos… El grupo Municipal de IU no se ha cansado de tratar de poner un poco de cordura en la gestión de la limpieza de los barrios. Y ya no hablamos exclusivamente de los escandalosos índices de contaminación del aire y de contaminación acústica de Madrid (y muy especialmente del distrito de Retiro), que darían para sendos artículos. Hablamos directamente de basura y calles y jardines que se han ido paulatinamente descuidando en aras de otros gastos y otros objetivos políticos.

Más de 1.000 empleados de servicios de limpieza y mantenimiento de Madrid han perdido su empleo en los últimos tres años. Esto son decisiones políticas; esto es capitalismo. En el último mes, las empresas privadas encargadas de la gestión de estos servicios se han deshecho de más de 200 empleados. Y el Ayuntamiento es culpable directo al permitirlo y alentarlo.

Desde el 1 de agosto entró en vigor el nuevo contrato para la prestación de los servicios de limpieza en Madrid. En este contrato, las empresas tienen la libertad de prescindir de trabajadores, durante al menos, los próximos 8 años… si no hay una nueva situación política que revierta esta nueva salvajada del neoliberalismo.

Foto: Daquella manera (Flickr)

En verano, la situación es aún más compleja para la limpieza de nuestra ciudad, ya que se dejó de sustituir con empleados temporales a los trabajadores que disfrutan de sus merecidas vacaciones. Es evidente que el servicio de limpieza se ha deteriorado, y no precisamente por culpa de los trabajadores, que cualquiera podemos comprobar que trabajan infatigablemente por nuestras calles. El servicio se ha deteriorado porque para el Partido Popular es mucho más importante desviar nuestros impuestos en otras direcciones.

Los despidos, recortes, empeoramiento de condiciones laborales de los trabajadores repercuten en toda la ciudadanía. La privatización y semiprivatización de los sectores públicos deja en manos de los depredadores de beneficios económicos la gestión de elementos públicos que nos afectan a todos. Los tres sectores afectados de manera directa son el de la limpieza viaria, la jardinería (tan importante en nuestro distrito de Retiro) y el mobiliario urbano. Pero el problema es de todos, y no podemos mirar para otro lado mientras siguen arrasando nuestra ciudad estos gobernantes y sus amigos empresarios (los que se han repartido y se siguen repartiendo el botín a costa nuestra).

Una mirada más a fondo del problema, revela lo que desde Izquierda Unida tratamos de denunciar una y otra vez: las empresas encargadas de las contratas de limpieza de Madrid pertenecen en su mayoría al sector de la construcción: Ferrovial, Ferroser (Cespa), Fomento Construcciones y Contratas, OHL, Sacyr Vallehermoso… Quien quiera seguir viendo casualidades en estas conexiones y seguir pensando en la honradez de quienes nos gobiernan debería empezar a juntar todos estos datos, y muchos más, para deducir por qué la mayoría cada vez vivimos peor, mientras una minoría vive cada vez mejor. Hay que echarles cuanto antes y recuperar nuestra ciudad.

* César Muñoz es Coordinador de IU Retiro y Miembro del Consejo Político Regional de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid.

 

Compartir

Deja un comentario