Las elecciones europeas en Retiro

1
453

C. Muñoz*.- El resultado de las elecciones europeas en España han marcado el comienzo de un cambio de ciclo político. El cambio de mentalidad política y social más importante de las últimas décadas comenzó hace algo más de tres años con el 15M y las movilizaciones multitudinarias como protesta a la falta de democracia sistémica en nuestro estado.

Pero el cambio de mentalidad de millones de personas, siendo fundamental, y la primera piedra para el desarrollo de un sistema más justo, no es aún suficiente si no llevamos a cabo la transformación radical de las estructuras políticas y las instituciones.

Es por lo que luchamos desde Izquierda Unida, desde nuestra fundación como movimiento político y social hace casi treinta años. La conciencia de forjar un gran bloque de alianzas en la izquierda, ciudadana, activista y política, no siempre ha pasado por momentos sencillos. No siempre hemos acertado y no siempre se ha confiado en nosotros, pero jamás perdimos la certeza de que el sistema debía cambiar no sólo por el voto, sino sobre todo por la acumulación de poder popular que hiciera sostenible un nuevo y mejor sistema para la ciudadanía. Esto sólo se podía forjar mediante la alianza de todo el espectro de movimientos sociales, organizaciones y partidos transformadores.

Y es ahora, tras las elecciones del 25 de mayo de 2014, cuando más cerca adivinamos la posibilidad de encauzar la voz de millones de personas que son conscientes de que el paso de tomar las instituciones mediante el poder popular debe avanzar y consolidarse en un gran frente democrático que derrote al Régimen asentado en los partidos tradicionales, culpables y animadores del descrédito de la participación del pueblo en las decisiones políticas.

El derrumbe de los dos principales partidos del Régimen (si obviamos los otros dos partidos nacionalistas del Régimen, PNV y CIU, y otro que se les parece mucho con un disfraz más nuevo, UPyD) por debajo del 50% del voto emitido, y por debajo, sumando ambos, de una cuarta parte de los votantes del estado, indica que la posibilidad real de impulsar un cambio ciudadano está a nuestro alcance.

El distrito de Retiro es uno de los baluartes del Partido Popular en nuestra ciudad, y ha sufrido una caída significativa desde las anteriores elecciones, pasando de cerca de un 60% a ni siquiera superar el 40%. No deja de resultar alarmante que se mantenga aún como ganador tras los casos de corrupción generalizada, de gestión desastrosa, y en general de una situación para los vecinos del distrito que es igual de alarmante que en el resto de lugares. El otro partido del Régimen, el PSOE, baja a casi la mitad de apoyos, desde el 25,10% al 13,10%, y deja de ser una alternativa clara al PP en nuestro distrito.

La subida de Izquierda Unida en el distrito es paralela a la subida en el resto del estado, pasando de los 2.046 votos (el 3,56%) a los 4.265 votos, que suponen ya el 7,94% de apoyo. Una gran subida que sólo satisfará a los militantes y afiliados de IU en el distrito si es sólo el primer paso de un ascenso hasta situarnos como fuerza determinante y capaz de superar a las opciones de derechas.

La sorpresa de la jornada electoral, la irrupción arrolladora de Podemos, también lo ha sido en nuestro distrito, con unos resultados inesperados e ilusionantes para una fuerza que seis días antes de las elecciones contaba con sólo cinco personas en su círculo-asamblea, pero que tras las elecciones da el salto y el interés de muchos más vecinos. Consiguieron superar a nuestra organización en votos, con un resultado provisional de 4.369 (8,13%).

La tercera fuerza de la izquierda, Primavera Europea (EQUO, Compromís, Chunta, y otros) también consiguió unos muy dignos resultados en el distrito, a pesar de no contar con asamblea ni agrupación trabajando en el barrio, y llegando a los 1.465 votos (2,72%).

Esto significa que la alternativa ciudadana de izquierdas ha dado un salto importante en los apoyos electorales, de resultar prácticamente anecdóticos (a pesar de todo el trabajo político y social que durante años realiza Izquierda Unida en el distrito), a llegar a casi un 20% en la suma de las diferentes (pero no tan diferentes) opciones alternativas.

De las casi 120 mesas electorales, prácticamente todas situarían a IU+Podemos+EQUO en segundo lugar por detrás del PP en caso de sumar los votos de la izquierda. Y en diez mesas del distrito, en los barrios de Adelfas y Pacífico (las que aglutinan un mayor voto de izquierdas, por delante de Ibiza y la Estrella), la suma superaría incluso al Partido Popular. Los grandes bastiones de la derecha, siguen siendo los otros dos barrios: los Jerónimos, entre el Paseo del Prado y el parque de El Retiro, y el barrio del Niño Jesús, en la zona central del distrito.

Ahora, a la izquierda, tanto política como social, nos toca trabajar para movilizar a miles de vecinos para que las próximas elecciones municipales y regionales supongan el paso definitivo al cambio, a la esperanza de una ciudad y unos barrios en los que la gente realmente seamos los dueños de nuestra ciudad. Tenemos que convencernos de que el cambio es posible, como han demostrado la arrolladora llegada de Podemos y el ascenso fulgurante de Izquierda Unida. El cambio depende de nosotros, y tenemos un año para convertir las próximas elecciones en unas municipales constituyentes que den la vuelta a todo el estado.

* César Muñoz es Coordinador de IU Retiro y Miembro del Consejo Político Regional de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid.

Compartir

1 Comentario

  1. Claro hombre, lo que tu digas, si IU no es del régimen, y tú no vives del dinero de todos si dar ni palo… Anda y vete a otro con tus chorradas soviéticas, que ya os conocemos!

Deja un comentario