Cristina Cifuentes y el estallido social

1
308

C. Muñoz*.- La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha vuelto a dar la nota, quizá por convicción ultra-conservadora, o quizá por ir labrándose un hueco como futura candidata de la derecha madrileña. En declaraciones a los medios, ha acusado a Izquierda Unida de incitar a la violencia, lamentando que haya “algunos líderes políticos que buscan el estallido social”.

Pero confunde dónde está la violencia y el estallido social: está en el ático de Ignacio González, en la trama Gürtel, en la financiación ilegal del PP, en los sobresueldos en negro a los políticos populares, en el exilio de los jóvenes, en los coches oficiales, en la persecución a los derechos de las mujeres, en los datos de pobreza y la creciente desigualdad social, en la represión policial que ordena Cifuentes contra la sociedad que exige ser escuchada… Ésa es la violencia, y la ejerce el actual Régimen, corrupto y a los pies de los de arriba. La ejercen, entre otros, Cristina Cifuentes y el Partido Popular.

Pero los de abajo vamos a seguir saliendo a la calle para alentar que esta sociedad se indigne ante la injusticia. No sólo en Izquierda Unida estamos luchando por esto, ni mucho menos. Hay gente anónima que no sale en las noticias ni está en boca de la delegada del Gobierno; muchas asambleas populares, asociaciones de vecinos, redes de solidaridad trabaja en los barrios día a día por una sociedad más humana… Somos muchos los que creemos que el estallido social nos lo han impuesto desde arriba y lo que buscamos es precisamente que no permitamos que el caciquismo y la mafia controlen nuestras vidas, que ahora están en manos de los poderes económicos; esos que ni siquiera pasan por el tamiz de unas elecciones, aunque reciben el favor de PP y PSOE.

En Izquierda Unida hemos apoyado las movilizaciones ciudadanas frente a quienes se han repartido el pastel de la especulación urbanística, constructores, banqueros y políticos capitalistas.

El barrio de Gamonal en Burgos ha sido un claro ejemplo de la indignación popular ante quienes revientan cualquier posibilidad de sociedad justa.

Gamonal es un barrio de trabajadores, con cifras descomunales de paro y pobreza. Y al mismo tiempo, un barrio con una población que a pesar de ser saqueada por las élites, tiene una fuerte tradición de lucha sindical, política, de tejido asociativo y un vecindario luchador. Como recompensa, los gobiernos que acusan a Izquierda Unida de buscar el estallido social, les cierran guarderías, privatizan servicios sociales a vecinos que ni siquiera pueden ya cobrar prestaciones de desempleo, dejan morir los barrios… y a estos vecinos les imponen obras faraónicas para construir aparcamientos privados…. También el PSOE llevaban en sus programas obras parecidas, y millonarias para este barrio de trabajadores.

Izquierda Unida propuso destinar esos millones de euros a un plan de empleo detallado y coherente, además de la remunicipalización de servicios. Los otros grupos municipales lo rechazaron. ¿Quiénes alientan la violencia? El estallido social es un reflejo directo del saqueo del Régimen.

El barrio de Gamonal ha estallado, en efecto. Ha despertado y ha visto para quiénes gobiernan los políticos del Régimen. Han forzado con su lucha una pequeña victoria para el vecindario, pero sus vidas siguen en vilo, igual que la de millones de madrileños a los que seguramente Cifuentes no asusta con sus amenazas y represión policial.

En Gamonal se marca el camino, y esperemos que la mecha prenda. Desde Izquierda Unida seguiremos alentando la llama de la movilización de los de abajo frente a los de arriba.

* César Muñoz es Coordinador de IU Retiro y Miembro del Consejo Político Regional de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid.

Compartir

1 Comentario

  1. Creo que habría que cambiar la palabra “lucha” por “defensa”, se aproxima mas a lo que esta ocurriendo, porque no es una lucha por conseguir nuevos derechos para los ciudadanos sino una defensa de los derechos, por cierto básicos, conseguidos con años de lucha de los ciudadanos, a esto hemos llegado “conformarnos con mantener lo conseguido”, creo que con este cambio semántico quedaría al descubierto quien incita a la violencia, y se aproxima mas a la verdad. Un saludo

Deja un comentario