Madrid entre la vieja política y la ilusión

0
5135

[BetterWeather-inline location=”40.4180,-3.6688″ inline_size=”large” icons_type=”animated” font_color=”#595959″ unit=”C” show_unit=”on” visitor_location=”off”][easy-social-share buttons=”facebook,twitter,google,linkedin,pinterest,pocket,print,mail,whatsapp,meneame” counters=”1″ counter_pos=”top” total_counter_pos=”none” hide_names=”no” fixedwidth=”yes” sidebar_pos=”left” print_text=”Imprimir” meneame_text=”Menéame”][ult_animation_block animation=”fadeInLeft” animation_duration=”3″ animation_delay=”0″ animation_iteration_count=”1″ opacity=”set” opacity_start_effect=”70″][td_block3 limit=”2″ custom_title=”En Portada”][/ult_animation_block]

C. Muñoz*.- Las últimas semanas, la izquierda madrileña ha sufrido un tsunami de movimientos en tantas direcciones antagónicas, que tanto los activistas y militantes, como la ciudadanía en general, no sabemos muy bien dónde agarrarnos para no dejarnos arrastrar de nuevo a la apatía.

Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid ha vivido unas primarias abiertas a simpatizantes con unos resultados que han supuesto un cambio definitivo en la movilización de miles de madrileños que han apostado por un respaldo contundente a la política de confluencia de IUCM, y que inicia un camino hacia la construcción de la alternativa frente a la derecha madrileña.

La candidatura encabezada por Mauricio Valiente y Tania Sánchez ha llenado de optimismo a quienes creíamos que no podíamos dejar escapar la oportunidad histórica de cambio que reclamamos los madrileños. Y el resultado y el propio proceso ha dejado claro que la vieja política debía dar paso, también la que quedaba dentro de nuestra organización, a nuevos aires, sin renunciar por ello a un discurso nítidamente de izquierdas y que recoge lo mejor de la lucha histórica de la militancia madrileña.

Pero junto a elementos claramente ilusionantes, todavía quedan otros que IU debe desprender y superar, para desmarcarnos de viejas prácticas políticas que supondrían un freno en el cambio en Madrid. IU debe ser un actor relevante, aunque no el único.

Por un lado, deberemos conseguir dar cumplimiento a la asunción de responsabilidades políticas de anteriores direcciones en sus erróneas políticas en Caja Madrid/Bankia, y por otro lado, deberemos ser capaces de aprobar una nueva ejecutiva plural que responda al impulso actual de la militancia tras la renuncia del coordinador general de IUCM.

Ahora sólo podríamos afrontar el momento de transformación si todas nuestras fuerzas se encaminan al trabajo de elaboración colectiva del programa y la participación en el espacio de confluencia ciudadana, tras hacer nuestros propios deberes internos. Las primarias fueron un impulso imprescindible e ilusionante, pero sigue el avance y no debe deternerse, o la ciudadanía y Madrid no podrá perdonárnoslo.

Por otro lado, aún tenemos que confiar en que el torrente de ilusión que está despertando un nuevo partido político como Podemos, termine fraguando un cambio que realmente sea el esperado para dar la vuelta a las instituciones. Debemos estar pendientes del camino que finalmente decida emprender Podemos Madrid en estas elecciones municipales.

Mientras que Equo e Izquierda Unida hemos apostado por trabajar la confluencia en el espacio de ‘Ganemos Madrid’, Podemos sigue sin decantarse.

‘Ganemos Madrid’ se ha venido gestando durante 2014, con un claro componente municipalista, cercano, que emana del activismo ciudadano y que responde a la necesidad de nuevos elementos de control político desde la participación plural de partidos políticos, movimientos sociales y de aquellos ciudadanos que creen en la posibilidad de integrarse colectivamente en un impulso de cambio no sólo social, sino también institucional.

Visto desde fuera, muchos tenemos la sensación de que también en Podemos se está dando una pugna entre las viejas formas de hacer política y la ilusión por formas más nuevas y horizontales. Una pugna entre la maquinaria electoral que el núcleo dirigente encabezado por Pablo Iglesias está montando, de una manera extraordinariamente eficaz, y por otro lado el impulso de la política cercana y próxima surgida de los círculos en los barrios y municipios, que apuestan en su mayoría por participar en la confluencia que plantean plataformas ciudadanas como Ganemos Madrid.

El núcleo dirigente de Podemos ha “apadrinado” una serie de candidaturas en distintos territorios, como la ciudad de Madrid, en donde se pone en duda todo el trabajo realizado hasta el momento en ‘Ganemos’ y se sitúa la prioridad, no en lo cercano que emana del municipalismo, sino en el gran objetivo de llegar al Gobierno de España.

Caminos divergentes y ópticas muy diferentes. La postura política de líderes que dirigen al pueblo, frente a la postura del horizontalismo y transversalidad de las experiencias de gestión directa y cercana de barrios y municipios.

Todo este movimiento político (que no deja de ser un fenómenos social), en unas direcciones y otras, no hace más que responder a un elemento político cada vez más evidente: en Madrid se percibe como muy posible un vuelco en las viejas estructuras políticas.

Hay muchos intereses detrás de cada intento por frustrar la esperanza de varias generaciones de madrileños que ahora ven posible el cambio. Es un posicionamiento que todos debemos aclarar cuanto antes, tanto como ciudadanos, como dentro de nuestras propias organizaciones políticas. Quedan muchos pasos por dar, y la dirección nos lleva a espacios diferentes. Esperemos que la ilusión venza por fin a la vieja política.

* César Múñoz es el coordinador de IU Retiro

[BetterWeather location=”40.4180,-3.6688″ location_name=”Madrid” show_location=”on” show_date=”on” style=”modern” next_days=”on” bg_type=”natural” bg_color=”#4f4f4f” icons_type=”animated” font_color=”#ffffff” unit=”C” show_unit=”on” visitor_location=”off”]
Compartir

No hay comentarios

Deja un comentario