Tres atractivos tiene Madrid

0
147

J. A. Plaza*.- Tres atractivos tiene Madrid que relucen más que el sol: ser la capital de uno de los países más antiguos del mundo, ser la puerta de acceso a la América latina y ser una de las urbes más destacadas de Europa. Al menos así lo entiende nuestra alcaldesa, la Sra. Botella, que ha presentado muy recientemente el plan estratégico de posicionamiento internacional de nuestra ciudad para el periodo 2012-2015. Yo personalmente estoy de acuerdo en todos estos atributos madrileños y aún se me ocurren algunos más: buenas comunicaciones, infraestructuras modernas, equilibrio territorial, población cosmopolita, diversidad cultural…

Foto: G.B.

En estos nubosos dias de crisis, la proyección internacional de una ciudad y de un país son cruciales para su desarrollo. En una economía cada dia mas globalizada, la imagen institucional que se proyecta al exterior es clave de cara a la captación de inversores extranjeros, de implantación de empresas, de financiación de proyectos, de riesgo país en suma. Y no sólo de los negocios basados en el sol y la playa (pilar de nuestro PIB), sino también de los basados en el progreso tecnológico y la competitividad.

Entre otros desarrollos, este plan se sustentará en la gestión urbana y la innovación en nuestra ciudad. Modelos estupendamente gestionados, como el de la ciudad de Vitoria, tendrán que ser tenidos en cuenta. Ciertamente no poseemos en Madrid la belleza patrimonial del casco antiguo vitoriano, pero sí podemos aprovechar nuestros activos para crear el mismo núcleo amigable para el ciudadano desde el cual partan una red de carriles ciclistas que conecten distintos puntos de la ciudad a través de recorridos históricos y emblemáticos. De hecho, ya se ha anunciado la puesta en marcha de un carril-bici que partirá de la Puerta del Sol hacia la Carrera de San Jerónimo ¿germen del enunciado anterior? Cualquier iniciativa en este sentido, recuperando espacios peatonales para los ciudadanos, como se ha hecho en Madrid Rio, la calle Fuencarral, Puerta del Sol, Pilar de Zaragoza, etc… ¡chapeau! que diría el ínclito Jose Luis Coll.

Otro de los fundamentos del plan ha de ser, naturalmente, la competitividad económica: las inmejorables conexiones de Madrid con el resto de España, muchas de ellas mediante AVE, y con el resto de Europa y América gracias a nuestra situación geográfica, dan una baza importante a Madrid. Además, para aquellos que piensan que lo de los demás siempre es mejor, hemos de decir con orgullo que Madrid posee una de las redes de transporte público más eficientes del mundo, y nuestros intercambiadores y soluciones intermodales son copiadas por otras ciudades en todo el planeta.

publicidad

Otra cosa es que habrá que solicitar a nuestros gobernantes que cuiden el desarrollo adecuado de la industria madrileña: buenos polígonos y parques empresariales y tecnológicos que asistan a nuestras empresas para adaptarse al entorno cambiante del siglo XXI y puedan crear empleo de calidad. Y todo este plan habrá que llevarlo a término sin descuidar la prestación de servicios y la protección social. ¿Quién lo pagará entonces, si la banca actualmente se encuentra en stand by y la presión fiscal al ciudadano ya es elevada? Pues evidentemente, cuando sea necesario, el capital privado a través de colaboraciones con la Administración. Como ya se preveía desde hace tiempo, la escasez de dinero público nos abocará muy posiblemente a la atracción de otras fuentes de financiación para los proyectos públicos, tratando de evitar el efecto expulsión de los proyectos privados del mercado de préstamos (crowding out para los iniciados).

Parafraseando al gran ensayista suizo Durrenmatt, “cuanto más planifiquen los hombres su proceder, más fácil para el éxito será encontrarles”. Y éste, queridos conciudadanos, es un buen plan de futuro para el  éxito de nuestro querido Madrid.

 *Jose Antonio Plaza es vocal vecino de Obras Públicas de la Junta Municipal de Salamanca y Jefe de Área en la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

 

Compartir

Deja un comentario