En Madrid prima lo social

7
284

J. A. Plaza*.- Entre los doce trabajos que se le encomendaron a Hércules en la Antigüedad los hubo tan sencillos y apañados como capturar al Cancerbero de tres cabezas o conseguir la piel del león de Nemea. Nada tan titánico ni ciclópeo como estudiarse los vastos y procelosos tomos del presupuesto anual de nuestra Comunidad, encargo que desafiaría al mismísimo Job y su acendrada paciencia. A pesar de ello, este humilde cronista ha afrontado la empresa con mayor inconsciencia que valor y armado de calculadora y lapicero ha intentado recoger algunas de las entretelas de tan prolijo asiento de conocimientos; más que nada para evitar al sufrido lector la calentura de meninge que supone conseguir el mismo fin de esclarecer nuestras cuentas comunes. Pido disculpas por adelantado de los posibles errores numéricos de sumas y restas, ya que el menda lerenda abajo firmante es el único responsable de haber casado mal partidas o programas.

Sorprende ante todo la magnitud de las cifras. Ya está bien que una Comunidad de 8.100 km2 como la nuestra tenga un presupuesto de 16.000 millones para un sólo ejercicio; pero claro, Madrid es una de las 30 regiones más ricas de Europa (la única española que pertenece a tan digno club) y su potencia económica está a la cabeza del país, dicho sea con todo orgullo.

Y desde luego, sorprende ver algunas de las cifras que grosso modo se perciben en la contabilidad regional. ¿Sabían ustedes, queridos lectores, que un hospital como La Paz cuenta con una partida presupuestaria -la número 751- de 465 millones de euros para él solito? Guau, personalmente ni lo sospechaba. Claro que, junto a él, tenemos al Gregorio Marañón con 471, Doce de Octubre con 417, Ramón y Cajal con 340, Puerta de Hierro con 265 y San Carlos con 344 millones. Es decir, seis hospitales, 2.300 millones.

Pero además de estas partidas, tenemos las del Príncipe de Asturias, (141 millones), Móstoles (121), Getafe (148) y un largo etc. de nuestros centros hospitalarios que suman nada más y nada menos que 3.300 milloncejos perra gorda arriba o abajo. A más a más, a la atención primaria -partida 730- se le dedican 1.737 millones y a la especializada –partida 731- 1.341 millones; es decir, otros 3.000. Al servicio madrileño de salud, solamente 6.264 millones aparte de lo antes mencionado, así como 170 millones al 112, 194 millones a la formación de personal sanitario (tenemos los mejores de Europa) y 102 más a Servicio Generales del Servicio Sanitario. Eso sin contar los 600 millones, más o menos, invertidos en atención a mayores y discapacitados, de los cuales algunas partidas (45 millones en mayores y 85 en dependencia) van directamente a parar a las familias más necesitadas.

publicidad

Por otro lado, las partidas dedicadas a empleo, como políticas activas de fomento del empleo, planes de formación profesional y otras que deben paliar la lacra social del paro, están dotadas con alrededor de 350 millones incluyendo políticas cofinanciadas con el Fondo Social Europeo.

Más madera: en el sector transportes, una de las partidas más abultadas, casi 1.000 millones y la parte del león de este capítulo, son las compensaciones a usuarios del transporte por la tarifa de equilibrio. Es decir, que si no fuera por este presupuesto, el billete de metro costaría los que realmente vale, unos 2,5 ó 3 euros; que es lo que puede costar en otras ciudades europeas, donde no está tan subvencionado el transporte público. Un esfuerzo común para un bien común.

En educación, otro de los caballos de batalla de los debates actuales en la política regional y patria, se dedican ¡solamente! 938 millones a las ayudas a la educación, becas, etc. Probablemente a los afectados les parezcan incluso escasas, pero si caen en ese pensamiento, les ruego comparen con el párrafo anterior. Este hecho, junto con los 863 millones dedicados a la universidad -más de 40 millones para investigación-, los 1.900 millones dedicados a pagar a los profesionales de la enseñanza (779 millones en infantil, 733 en secundaria, 72 millones en profesorado especial, 91 en compensatoria y 226 en otros), hacen que la educación, junto con la sanidad y servicios sociales, sean los temas más cuidados por este consistorio. Junto a estos números, los escasos 66 millones dedicados a seguridad o los 109 a la lucha contraincendios (¿de verdad tenemos menos policías que bomberos forestales?), o los 85 dedicados a la lucha contra la exclusión social palidecen por su menor cuantía.

Por tanto, a mi modo de ver, con el poco resuello restante tras este cilindro de números que les he ofrecido, he de decir que personalmente me parecen unos presupuestos que con claridad priman el hecho social por encima de cualquier otra consideración; lo cual es fácilmente inferible al ver los volúmenes de las partidas aquí expuestas. Y que, además, me enorgullece que pese a las críticas, pese a la disminución de ingresos y pese a los errores humanos (que los ha habido, qué grande era Descartes), se mantenga como idea principal que vamos a superar la crisis todos juntos. Porque en Madrid todos importamos: Madrid somos la suma de todos.

*Jose Antonio Plaza es vocal vecino de Obras Públicas de la Junta Municipal de Salamanca y Jefe de Área en la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

Compartir

7 Comentarios

    • Es curioso que la gente se decante automáticamente sólo por quien sea el firmante de las palabras, da igual el contenido.

  1. Parece que tantas horas haciendo cuentas le han quitado a usted tiempo de ver lo que está ocurriendo en Madrid. Si no puede salir a la calle, bastaría con poner la tele. Hasta Telemadrid le daría estos días algo de información sobre la realidad social que padecemos los madrileños.

  2. Es que la comunidad está para esto: para el dinero que pagamos con nuestros impuestos sean revertidos para cubrir las necesidades sociales. No veo lo raro. Sólo veo que se fija en las cifras en sí no en si son sufiecientes para cubrir las necesidades.
    Parece que hace hincapié en lo cuantioso de las cifras, y siento a algunos salivando por llevárselas. Así está el patio, a punto de perpetrar el asalto a lo que es de todos.

  3. Estimado señor Plaza, agradezco sinceramente su esfuerzo por mostrarnos las cifras a grosso modo para su mejor entendimiento. Debo decir, no obstante, que obvia usted un pequeño detalle que se ha producido estos días: el de su estimado consejero Lasquetty y su particular modo de informarse. Entre usted y yo (y aquel que se aburra lo suficiente para leer este comentario): ¿aplicamos “ir de sobrado” o “ni de la misa la mitad”? Me refiero, por supuesto, al hecho de que este señor consejero, con sueldo cuasi-milloneurista (público, pagado por todos) afirmó no haber leído el estudio que el sector sanitario le hizo para ahorrar los ya famosos millones que se deben ahorrar privatizando gestiones, pero ni corto ni perezoso (bueno, eso sí), afirmo que… (redoble de tambores)… ¡Tampoco se había leído el estudio recortante y privatizante que tanto defiende! Sinceramente, señor Plaza, honradamente y con espíritu crítico, ¿se puede defender esto?
    Yo en su momento (cuando trabajaba), estuve en aquel sector de concesiones para descubrir un gran método de gestión… si se hace en países civilizados. Evidentemente España no es el caso, el “cortocintismo político” y el “elquesigaquearreismo” es una máxima en nuestros políticos.
    Añado, tengo la intención de emigrar, y la Comunidad ha ayudado mucho en ello subvencionando cursos de idiomas (germano en mi caso) para ayudarnos a ello. Sin embargo, resulta que ahora la Seguridad Social, con nuestra ministra Mato al frente me dice que: 1. Estoy fuera del servicio de SS por parado (parcheado malamente). 2. Sólo tengo 3 meses (frente al año que había antes) de Tarjeta Sanitaria Europea… ¿a qué jugamos? ¿Me ayudan ustedes o no?
    Como ya es costumbre, reciba usted un cordial saludo.

  4. 23.400 MM en rescatar a Bankia y todavía dices que son presupuestos sociales??

    Solamente lo que pagamos en intereses de la DEUDA ILEGITMA, en un año, duplica los recortes en sanidad y educación (en todo el país).

    No insultes nuestra inteligencia José Antonio. Ya verás el día que descubras que lo social, no es la sociedad de los que tienen el dinero.

Deja un comentario