50 picogramos

18
612

J. A. Plaza*.- Dicen que todos perdemos 21 gramos de peso en el momento exacto de nuestra muerte: el peso del alma. O al menos ésa es la conclusión a la que llegó el experimento del doctor Mc Dougall en 1907. Pues bien, según el extraño experimento del Tribunal de Arbitraje Deportivo con nuestro paisano Alberto Contador, digno de una novela de Allan Poe, ahora resulta que el alma de un corredor pesa 50 picogramos; algo así como la mitad de una célula de nuestro cuerpo. Porque el castigo al Sr. Contador, más que una sanción, es una condena al limbo de la inactividad, vía el purgatorio de la desposesión de sus títulos. Un perfecto martirologio medieval.

No nos oponemos a la sanción, si es verdad que se va a llevar a término la tolerancia cero con el dopaje. Dura lex, sed lex. Eso sí, hay que exigir a la ley, a toda ley, que se aplique por igual a todos. Lo que parece cuando menos chocante es el rigor extremo con la que se aplica la normativa contra unos y no contra otros. ¿Por qué al ciclista ruso Alexander Kolobnev sólo se le multa con 1.500 euros suizos en el Tour del 2011 al dar positivo? ¿Por qué Jessica Hardy, nadadora norteamericana, fue sancionada con sólo un año si la sustancia consumida fue la misma que supuestamente usó Contador?

Huyamos, sin embargo, de la explicación victimista de justificar la sentencia por ser íbero, aunque ciertamente llama la atención la ofensiva mediática de algunos deportistas franceses contra sus homólogos españoles. El extenista -que casi rima con extremista-Yannick Noah ha declarado recientemente que los hispanos parecen poseer una “poción mágica” (curioso, viniendo de un compatriota de Astérix), lo que explicaría que ahora los deportistas de su país “hagan el ridículo frente a sus amigos españoles” (sic).

También los televisivos guiñoles franceses hacen mofa de nuestros campeones. No parece razón suficiente para explicar la decisión del TAS, pero sí da la sensación de un ataque de frustración importante en los galos por no haber ganado un francés el Tour desde 1985 o un Roland Garrós desde 1983. Lo que sí provoca extrañeza es que se penalice a un señor sin haber podido demostrar que se ha dopado, tal y como reza la sentencia. ¿Decisión ejemplarizante? Pues no parece que sea muy ejemplarizante el haberse pasado el “in dubio pro reo” por el arco del triunfo. Es más, esa cantidad sólo se ha podido detectar en el laboratorio más avanzado del mundo en la lucha antidopaje, dado lo nimio de la cantidad.

Sigamos el siguiente silogismo; 1) los deportistas sólo se dopan para aumentar su rendimiento 2) 50 picogramos no aumentan el rendimiento deportivo de nadie 3) ergo: no se ha dopado. El alumno más torpe de Aristóteles habría podido llegar a la misma conclusión con el mínimo esfuerzo. ¿Quién se va a exponer a una rigurosa reprimenda para no obtener un beneficio claro?

A más a más, el clembuterol, según la prensa deportiva especializada, está completamente demodé: desde el caso Balco se llevan las hormonas de diseño, de difícil detección según los expertos. ¿No parece raro doparse con una sustancia que usaban en mi pueblo para engordar las vacas cuando yo era crío? Además de sancionarle, ¿le están llamando cutre? Pido perdón por el chascarrillo, pero es difícil.

Sin embargo, podemos hacer correr ríos de tinta sobre las razones del TAS, que no está sujeto a la legalidad como un tribunal normal; discutiríamos una y mil veces lo que desayunó la maldita vaca aquella. Debatiríamos años sobre a unos sí y otros no, bla bla, bla bla… y sólo llegaríamos a dos conclusiones: que Alberto tiene que recuperarse para volver a brillar y que queremos más rivales como el Señor Slcheck. Nos lo debe. Se lo debe.

Malicia´s corner: Hablando por hablar: ¿sabían ustedes que el Torquemada particular del ciclismo español (que se lo cuenten a Alejandro Valverde), el presidente de la Unión Ciclista Internacional, Patrick McQuaid, está sancionado a perpetuidad por el Comité Olímpico Internacional para todos los deportes? ¿Que, además, fue pescado in fraganti compitiendo bajo nombre falso en ciertas carreras ciclistas en apoyo del apartheid sudafricano? Pues eso, un Petronio de la legalidad.

*Jose Antonio Plaza Rivero es vocal vecino de Obras Públicas de la Junta Municipal de Salamanca y Jefe de Área en la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

Ilustración: Patri Tezanos (Zonaretiro.com)

Compartir

18 Comentarios

  1. Muy acertado el blog de hoy en “Polo Positivo”, suscribo todo lo que comenta Jose Antonio sobre el dopaje. Los gabachos estan esperando una reacción “a la española” pero no la van a tener. Mas bien deberían mirarse el ombligo y analizar seriamente qué les pasa a sus deportistas que no ganan ni a las canicas. De todas formas uno no está siempre de acuerdo con lo que dice la prensa y esto ha sido una mamarrachada de un canal de televisión, no es la opinión de todos los franceses… espero.

  2. Muy bueno! Tiene gracia que se intenten meter con los deportistas del “hermano pobre” que es como nos ven en Francia que les están untando los morros, como bien dice jose Antonio Plaza. Lo que significa es que su orgullo está resentido, y si encima se mira quién gana los títulos para su país: Djorkaeff (fútbol, argelino), Zidane (fútbol, argelino), Ibañez (rugby, hijo de españoles), Imanol Harinordoquy (rugby, hijo de vascos), Tsonga (tenis, hijo de congoleño), Henry (fútbol,de la Martinica), etc, etc… es que tienen que estar mas cabreados todavía. Ja, ja, que mala es la frustación, tienes razón Jose Antonio.

  3. Fe de erratas: debido a un “lapsus monetiae”, he referido la ulta del ciclista ruso en euros suizos. Me refería, claro está, a francos suizos. Disculpas.

  4. A mi parecer los franceses siempre han tenido una vena anti-española, anti-germana y varias anti-s más, pero que derivan principalmente de su propio chauvinismo y no de la xenofobia. Como dice R.S.M. en el comentario de más arriba, la mitad de sus deportistas son de raices extranjeras. Lo que sí llama la atención, además de lo que el articulo señala sobre McQuaid, es que el presidente de la Asociacion Mundial Antidopaje pida públicamente “su parte de la multa” que se le va a aplicar a Alberto Contador, y que deben ser varios millones de euros- o de francos. Cuando menos curioso, curioso. Trabajarán a comisión como los inspectores de Hacienda? Buen trabajo de documentación, me ha sorprendido.

  5. Lo que hay que hacer es seguir igual o mejor, cuantos más trofeos se ganen por nuestros deportistas de élite, más enfadados tendremos a nuestros vecinos del norte y eso será un problema para ellos, pues después de llevarse el disgusto correspondiente, no podrán evitar hacer chistes soeces que les dejarán a la altura del betún. Son así.

  6. Suscribimos tu artículo, nos ha parecido muy interesante y ameno. Los franceses siempre han tenido envidia de nuestra capacidad de lucha y superación. Para más información, pinchar en el enlace:

  7. El artículo de José A. Plaza me parece bueno. Está constatando una realidad que en otros casos (totalmente probados con pruebas médicas), no han tenido una sanción semejante. Parece que quieren atacar a los deportistas españoles, no hay más que ver la campaña que estos días están haciendo en Francia con los deportistas más famosos del deporte español. Esperemos que esto se pare y Contador recurra.

  8. Me alegra leer el tema escogido esta vez por el Sr. Plaza, ya que soy un gran aficionado al ciclismo. Me gustaría hacer 2 puntuaciones:

    a) Respecto al dopaje. Si a Alberto Contador se le han detectado 50 picogramos de clembuterol, según las leyes de dopaje de la UCI, se le ha detectado una sustancia prohibida. Otra cosa es que esa cantidad provoque o no un efecto que le ayude en las carreras. La ley es así e igual para todos los ciclistas. Otra cosa es que nadie se crea que suben el Tourmalet o Los Ancares (tiro para mi tierra) con lo que desayunamos el resto. Así que, deberían publicar una lista con sustancias prohibidas y otra con las admitidas, así como la proporción mínima que es considerada para provocar doping. Y, respecto a Alberto Contador, difiero del silogismo del Sr. Plaza: se ha dopado, pero no está dopado. Nótese la diferencia entre ser o estar.

    b) Respecto a la sentencia del TAS suizo estoy más que indignado. ¿Cómo se puede tardar tanto en contestar? Como espectador del ciclismo (incluso etapas llanas y aburridas) me siento engañado por el espectáculo que me han hecho ver.
    Tras la sanción se anulan todos los resultados que ha obtenido en el último año y medio. Entonces lo que vimos del Giro pasado o del Tour no es así ¿???? ¿Qué pasó cuando vibramos con sus ataques a la desesperada? ¿Era todo mentira y lo debemos borrar de la memoria?
    Desde aquí lanzo la propuesta de demandar al TAS por su desidia en tomar la decisión, hecho que ha adulterado la competición ciclista de los casi últimos 2 años. De vergüenza

  9. Estimado Jose, aún compartiendo gran parte de tu exposición, en todo este tema, creo que reside una cuestión más profunda que el simple hecho de que nos tengan cierta envidia o no nuestros vecinos ¿ricos? del norte.
    Seguramente esto tenga algo de cierto, y aquellos logros ¡pasados! del deporte francés queden superados por los ahora actuales (y futuros) del deporte español. Y claro, a un país tan “chauvinista” como siempre se ha considerado a los franceses esto les tiene que provocar, al menos, cierta envidia, y más, viniendo de su “vecino pobre” del sur.
    Evidentemente, esto podría ocurrir con cualquier rivalidad entre países vecinos, y más, si se tiene en cuenta las sucesivas batallas que se han librado entre los mismos. Y con resultado favorable a España.
    Pero nótese aquí, que si consideramos lo mismo con la relación España-Portugal, no me parece que nosotros les tengamos tanta manía a nuestros vecinos portugueses. Por tanto, si creo que hay bastante envidia de los franceses hacia nuestros logros en el deporte.
    Pero volviendo a mi argumento, ¿dónde estábamos los españoles cuando los franceses y otras naciones triunfaban en las distintas disciplinas deportivas donde los españoles ni existíamos?. Pues sí. Simplemente, no estábamos.
    Creo, que tiempo atrás, España bastante tenía con sus problemas internos. No olvidemos que hasta no hace mucho, jugábamos en campos de tierra y algunos deportes ni sabíamos lo que eran.
    Creo que gracias al desarrollo de España como país, no solo en infraestructuras, educación, sanidad, etc.., también se desarrolla el deporte y ya desde el colegio, los españoles aprendemos a valorar el deporte. Ahora, todos apuntamos a nuestros hijos a escuelas de tenis, equipos de fútbol, de baloncesto, e incluso d ei tan amado rugby. Antes, la mayor parte nos limitábamos a jugar en el barrio sin un claro objetivo de competir, y simplemente, jugábamos y nos divertíamos.
    Querido Jose, tanto tú como yo, pertenecemos a una generación en la cual, la máxima de nuestros padres era: “lo importante es participar”.
    Sin embargo, esta época ha sido derrocada por nuevas generaciones en las que el lema es: “lo importante es ganar”.
    Olvidémonos de nuestros antiguos temores, y salgamos a ganar.
    Eduquemos a nuestros hijos en los valores de la superación y la excelencia. Salgamos a competir, pero no sólo en el deporte, si no además, en todas nuestras facetas de la vida, y quizás así consigamos que los franceses, alemanes, ingleses, americanos y demás pobladores de este mundo nos miren de igual a igual.
    No nos olvidemos de nuestro pasado glorioso (dificílmente igualable por cualquier otra nación de las que ahora nos miran por encima del hombre), seamos orgullosos, y olvidémonos de antiguos complejos. Salgamos fuera del país a competir, pero para ganar, y no sólo a competir.
    Pongamos a España en el lugar que se merece, y como bien decián “Los Nikis” (los “ramones de Algete”, aquel maravilloso grupo de los 80’s): “Hace mucho tiempo que se acabó, pero es que hay cosas que nunca se olvidan por mucho tiempo que pase.1582, el sol no se ponía en nuestro imperio. Me gusta mucho esa frase, ………Esto tiene que cambiar, nuestros nietos se merecen, que la historia se repita varias veces”.
    ¿O acaso creeís que esto le hubiese pasado a Contador si fuese inglés, americano, francés, alemán, …?
    Un abrazo.

  10. Solo puedo decir que es una más de las tantas injusticias que hay en la vida. En este caso le ha tocado Contador.
    La envidia es muy mala consejera y esto es lo que ha pasado.

    Jose Antonio, eres un escritor de primera. Tenías que dedicarte a esto. CHAO.

  11. José Antonio, suscribo tu artículo.
    Yo sigo sin entender muy bien la sentencia; parece contradictoria además de llegar muy tarde. Es como si el TAS se hubiera encontrado en un callejón sin salida propiciado por su tardanza y,dieran el”veredicto” que dieran, fueran a quedar mal. En cualquier caso, creo que algo huele muy mal en el ciclismo desde hace mucho tiempo (¿desde siempre?). Está bajo sospecha y ello está destruyendo ese deporte. Algo hay que hacer. No seré yo quien encuentre la solución y, por lo visto, tampoco el TAS…

  12. Tras los antecedentes que todos conocemos, la persecución y envidia de los franceses hacia los españoles en el deporte, no se puede más que desconfiar de la supuesta justicia del TAS. Si no se tienen pruebas suficientes, entonces el veredicto no puede ser de culpabilidad, esto huele a prevención y ejemplo.
    Evidentemente no es un proceso penal, y tampoco cumplen las garantías mínimas exigidas para la salvaguarda del honor de Contador, de eso se aprovechan, y por eso Contador recurrirá a la jurisdicción ordinaria. Pero mientras tanto le hunden la vida a un ciclista, y le vacían la cartera.
    Por mi parte ha dejado de interesarme el Tour de Francia, yo no pagaría un duro por ese evento.
    Un saludo y buen artículo.

  13. Es triste que en el deporte, con los valores que se le atribuyen, se juzgue si probar el delito, ¿Dónde está la presunción de inocencia?

    Yo tengo la explicación a tanta maldad, se llama ENVIDIA, la verdad con mucha razón, no pueden soportar que el tour lo gane siempre un español.

    Un abrazo,

    Carol

  14. Pienso que es difícil hacerlo mejor. Según leo artículos tuyos crece en mi la idea de que quizá deberías ampliar posibilidades a un ámbito más amplio de lectores. Tus escritos derrochan cultura, son amenos, a veces elegantemente jocosos. En nada desmerecen de los de columnistas en diarios de tirada nacional.
    La justificación de la sentencia por ser español no es nada victimista. Disiento en este punto. Los franceses no pueden resistir los triunfos de nuestros deportistas, a menudo en propia casa. Envidia, perra envidia quizá mezclada con odio antiguo. Les hemos dado siempre en momentos claves de su historia. La batalla de Bailén marcó el comienzo del declive del gran Napoleón. !Ay!, Francisco I, !ay!, Torre de los Lujanes ….

  15. MIra por donde navegando por esos mares de internet he dado con este articulo que no había leído. No puedo dejar de escribir a favor de lo que cuenta Jose Antonio Plaza: lo que tienen los franceses es un ataque de cuernos de aúpa. Pues que se fastidien. A ver si este año volvemos a ganarlo todo; eso sí, rehabilitemos antes nuestros acontecimientos deportivos a ver si algun frances se siente superorgulloso de ganar la vuelta ciclista a España antes que de ganar el Tour. Ese día me compro medio kilo de helado y me lo como yo sola.

  16. Ja ja ja…que bueno! es cierto, están que se suben por las paredes…pues es su problema, además los que inventaron las “pociones mágicas” fueron los druidas galos,no? los panoramix y compañía. De todas manaeras este tipo de cosas dañan la imagen de un pais, cosa que el presentador no se haya dado cuenta o le importa un pito. y prueba de que tambien nosotros andamos escocidos son las declaraciones de Nadal el otro dia al respecto. Os dejo el enlace.

    http://www.diariodesevilla.es/article/deportes/1214378/nadal/dice/francia/su/formula/es/trabajo.html

Deja un comentario